Carmen Salinas, la fan número 1 de los Diablos Rojos ¡por un desaire de Tigres!

La actriz y empresaria se convirtió en una fiel seguidora escarlata a pesar de que primero fue madrina de los felinos.

Carmen Salinas fue madrina de los Diablos Rojos. (Foto: Cortesía Diablos Rojos del México)

Editorial Mediotiempo

Carmen Salinas, actriz que falleció la noche del jueves 9 de diciembre, tuvo una vida muy cercana a los deportes, siendo el beisbol una de sus grandes pasiones, ya que fue muy apegada a los Diablos Rojos del México, club al que empezó a seguir tras un desaire de Tigres, el rival por antonomasia. 

La actriz nacida en Torreón en 1939, quien fue reconocida por su cercanía a Chivas, gustaba de disfrutar de diversas disciplinas, aunque en la pelota caliente encontró un sitio muy especial


A inicios de 2020, la actriz, productora y empresaria recordó como fue que se empezó a ligar con el equipo escarlata, del cual se convertiría en una de sus figuras más representativas. Todo sucedió en el Parque del Seguro Social, el que se localizaba entre las avenidas Viaducto y Cuautémoc, cuando era vecina de la zona. 

Sin detallar el año que sucedió, rememoró que después de haber sido elegida como madrina de los Tigres, en una ocasión decidió ir como aficionada al Parque para ver un juego entre los felinos y los pingos, sin pensar en el vuelco que le tocaría vivir y que fue el inicio de un cariño muy especial.

“Nos sentamos arriba del dugout de Tigres. En una entrada, un tipo que le ayudaba a los Tigres a recoger pelotas, cachuchas, me dice ‘señora, no puede estar sentada allí porque ese lugar es para gente importante, que se vaya para allá’”, relató.



Con el fin de no generar un problema mayor, Carmelita Salinas decidió retirarse del recinto, aunque todo el problema fue visto por Alfredo "El Zurdo" Ortiz, quien le dio alcance para invitarla a volver, decisión que cambió la vida de la lagunera. 

“'¡Carmelita!', me dijo, no tenía el gusto de conocerlo bien, sí lo veía jugar pero no lo conocía en persona. Entonces me preguntó porque me iba y le platiqué lo que había pasado y le dije que no quería causar problemas. Entonces él me llevó de regreso al estadio y me llevo a sentar arriba de donde estaban los Diablos. Me mandó refrescos, taquitos, a partir de ese momento sentí una simpatía por los Diablos”, agregó Salinas.

“A partir de ese momento, no saben la simpatía que sentí por el equipo de los Diablos Rojos del México. Luego me invitaron a ser madrina de los Diablos Rojos, fui como cuatro o cinco veces. Dirigía la porra, iba vestida de rojo, me coronaron reina del béisbol, tengo pelotas que me autografiaron casi todos, un traje (uniforme) del Zurdo Ortiz, dedicado por él. Fui fan número uno de los Diablos Rojos del México. Soy Diabla a morir”.


NOTAS MÁS VISTAS