Gareth Bale: la historia de una vida centelleante que regresó a Gales al Mundial

Todo ha pasado rápido en la vida del galés, inclusive el ocaso de una carrera que pintaba para mucho más.

Bale, una estrella que se apagó rápido. (mediotiempo)

Eduardo Domínguez

La vida de Gareth Bale (Cardiff, 16 de julio de 1989) ha ido a gran velocidad, tanta que ya se encuentra en su ocaso, a pesar de ser aún joven: muy pronto logró convertirse en uno de los jugadores más prometedores a nivel mundial, pero también entró en una debacle anticipada de la que no ha podido escapar por las lesiones como por su complejo carácter.

Gareth Bale pudo ser el heredero de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid, pero ahora desconoce incluso dónde jugará, al grado de que la Major League Soccer le parece una buena opción.

Con apenas 9 años, Southampton lo reclutó para sus inferiores y siete años después, en 17 de abril de 2006, se convirtió en el segundo jugador más joven en debutar con ese club con 16 años y 275 días cumplidos; de ahí, un año más tarde, fue fichado por el Tottenham a cambio de 10 millones de euros, un movimiento histórico en la Championship y también pronto el club más laureado del mundo puso su atención en él.

Con los Spurs, Bale se consolidó a una velocidad tan alta como la de sus propias piernas, al grado de que llegó a ser considerado como quien ocuparía el lugar de Cristiano, lo que llevó al Real Madrid a comprarlo por 100 millones de euros en septiembre de 2013, cifra que lo convirtió en el jugador más caro de la historia por entonces.

 

No siempre fue tan complicado ni prometedor

Años atrás, cuando formaba parte del Cardiff City Football Club, los visores del Southampton se dieron cuenta de sus cualidades físicas, sin que eso significara que fuera el jugador más atractivo de su generación. Era zurdo, tenía una buena técnica y habilidades para practicar deporte y de ahí poco más, pero eso le bastó.

Sin embargo, las dudas no tardaron en llegar; entre los 14 y 15, cuando su físico experimentó cambios que lo llevaron a sufrir con la cadera, y de ahí un bajón en su juego que llevó a las autoridades del club a analizar si era buena idea mantenerlo.

Tenía movimientos limitados durante grandes lapsos y recuerdo verle empezar los partidos y tener que ser sustituido; no hay otra opción que el descanso y tuvimos que ser pacientes”, recordó Huw Jennings, director de las inferiores de Southampton, a Fiebre Maldini (2015).

Entonces fue vital la intervención de Debbie Bale -madre del jugador-, quien pidió que le dieran una prórroga que acabó siendo bien aprovechada por el futbolista; con 15 años se le renovó para seguir con su formación y estudios, decisión que solo un año después tuvo la recompensada.

George Barley le dio la oportunidad de debutar con el primer equipo en abril de 2006 hasta convertirlo, ahora sí, en uno de los futbolistas más prometedores no solo en Gales, sino en toda Gran Bretaña, aunque curiosamente no como atacante, sino como lateral izquierdo, gracias a su gran facilidad de correr toda la banda.


“Ves a muchos jugadores jóvenes que tienen habilidad y se ven fantásticos al jugar pequeños pases encantadores, pero Gareth tuvo un producto final con su habilidad para cruzar y tiros libres. Más tarde, siguió adelante con su capacidad goleadora y nunca miró hacia atrás. Le encanta el futbol y recuerdo haber hablado con John Toshack, cuando Gareth tenía 17 años. Acababa de jugar un partido internacional absoluto con Gales, después de jugar un partido de campeonato con Southampton. Pensé que era mucho para él, pero lo asumió, jugó partidos internacionales completos y jugó todas las semanas en el Campeonato. Fue tremendo”, dijo Barley a The 42 (mayo, 2014).

En solo unos meses se convirtió en titular indiscutible, en el mejor jugador del club y en un prometedor futbolista que atrajo la atención de clubes como Manchester United, aunque fueron los Spurs los que se lo llevarían con una oferta de 10 millones.

Tottenham catapultó a Gareth Bale

El traspaso al equipo londinense se dio en mayo de 2007 para de ahí pasar -y sufrir- un proceso de adaptación que se alargó durante tres temporadas, en las cuales fue difícil encontrar regularidad, hasta que Harry Redknapp le dio un último empujón en 2010.

“Sé que ha sido uno de los mejores jugadores del mundo, seamos honestos, hubo un período en el que para mí, probablemente, había sido el tercer mejor jugador detrás de Messi y Ronaldo, era tan bueno cuando estaba en su mejor momento…” comentó el estratega a TalkSport (febrero, 2021).

Entonces ya su labor era más como extremo por derecha que como lateral, movimiento que lo hizo anotar y generar opciones de gol. Así fue durante tres años en los que Barcelona, Real Madrid, Chelsea y Manchester United siguieron atentos sus partidos.

Un promisorio inicio y goles inolvidables

La contratación de Bale sacudió al futbol europeo por los 100 millones que se pagaron, pero en vez de un jugador destellante, el Real Madrid contrató en 2013 a uno que se desvaneció poco a poco. Esa alta cifra y el gran cartel le jugaron en contra y las críticas no lograron ser apagadas, a pesar de que fue fundamental para que el club lograra La Décima, título en Champions League a costa del Atlético de Madrid en 2014, con un gol de cabeza.


Pasados casi nueve años, Bale puede presumir que tiene cinco Champions con ese club, a pesar de un breve regreso al Tottenham, además de tres Ligas y tres Supercopas de España, en un palmarés que incluso rebasaría sus expectativas, pero en los cuales tuvo poco que ver, salvo en sus primeros años.

Bale, emblema de selección nacional

Su proceso en la selección de Gales también fue destellante, ya que con 17 años fue convocado por primera vez por John Toshack para debutar con gol ante Trinidad y Tobago en mayo de 2006.

Forma parte de una generación dorada que no solo impulsó a su selección a las Semifinales de la Eurocopa de 2016, además la ayudó a clasificar a su segunda Copa del Mundo de su historia, después de vencer a Ucrania, en lo que podría ser su último gran certamen antes de emigrar a un club de segundo plano o a la MLS, una Liga de retiro.



NOTAS MÁS VISTAS