Randy Nteka, el delantero que pasó de trabajar en un estadio a hacer goles en LaLiga

Increíble historia la del francés del Rayo Vallecano, quien hace no mucho era empleado de un estadio de futbol regional.

Randy Nteka (Foto: Rayo Vallecano)

AFP

Casi con un recorrido digno de una novela de aventuras, el atacante francés Randy Nteka brilla en el Rayo Vallecano pese a que estuvo cerca de abandonar el futbol cuando tenía 19 años, pero abandonó su casa en la periferia de París para probar suerte en Madrid, donde no lo tuvo fácil al principio, llegando incluso a aceptar un puesto de empleado de estadio en un club regional.

Todo comenzó en 2016, cuando un agente contactó al joven jugador, que militaba entonces en un equipo juvenil en Linas-Montlhery, pero cuál sería su sorpresa que esa persona que le prometió colocarlo resultaría ser alguien "sin contactos" que intento estafarlo.

"Cuando el agente me contactó no estaba muy motivado. Sinceramente, no pensaba mucho en el futbol, buscaba ya pequeños trabajos para empezar una vida activa, pero mi padre no había pasado la página. Mientras hubiera una ínfima posibilidad, él quería que lo intentara, así que cuando el agente me contactó, él me hizo comprender que era ahora o nunca", cuenta Randy Nteka a la AFP.
"El agente no tenía contactos de verdad (...) Me caía desde muy alto, me imaginaba llegando, haciendo mi semana de prueba y, si salía bien, empezar mi carrera. Pero no, para nada", explica el jugador de 1.89 metros y 80 kg.

Randy Nteka iba 'por una semana' y se quedó seis meses

Nteka probó entonces con el Rayo, al que le gustó su perfil, pero que no tenía plaza para contratarle. El club de Vallecas, un barrio de tradición obrera de Madrid, le redirigió entonces hacia el Betis San Isidro, un club de división regional, asegurando que le iban a supervisar en esa etapa.

"Vine para una o dos semanas. Al final me quedé seis meses a prueba", resume Nteka. "El Rayo era lo único que me retenía. Me decía siempre que quizás me iban a llamar al día siguiente", relata.

Guiado por los modelos de éxito franceses en el extranjero como Antoine Griezmann, Paul Pogba, N'Golo Kanté y más, Randy Nteka tuvo que tener paciencia, pero se enfrentaba a la falta de recursos. Para ayudarle, el Betis San Isidro le dio un puesto de empleado del estadio.

En 2017, Nteka efectuó toda la pretemporada con el Rayo, pero el club sembró la duda sobre un eventual contrato y el jugador decidió entonces aceptar la aventura de un contrato en el Fuenlabrada, otro club de la región de Madrid, que estaba entonces en la tercera categoría del fútbol español.

"Ni conocía ese club", sonríe ahora el jugador de 24 años. "Cuando me dijeron que estaban interesados en mi perfil les dije directamente que no. Estoy en un club profesional, el Rayo, quiero brillar ahí, pero mi situación era demasiado incierta", recuerda.

Con tres tantos y dos asistencias en 16 partidos de LaLiga, Nteka se ha convertido en una de las piezas importantes del sorprendente Rayo, que este fin de semana se enfrenta al Atlético de Madrid en la Fecha 19.

NOTAS MÁS VISTAS