‘No soy la gordita que hace reír’; Skadi, la luchadora talla grande que triunfa en el CMLL

La esteta, hija de la gran Marcela, asegura que no necesita ser delgada para hacer variados movimientos arriba del ring; busca normalizar el que chicas de peso confíen en trascender.

Skadi es un deleite en el ring de la Arena México

El estigma, lo hizo trizas, porque además no cree en estereotipos, y mucho menos en tradiciones a las que ella llama burdas. Skadi, una de las luchadoras de mayor presencia en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), a propósito del Día Internacional de la Mujer, descarta haberla sufrido con el machismo por dedicarse a un deporte de contacto, aunque sí desde otra trinchera.

Lo que pudo ser un obstáculo, por el hecho de ser mujer, pues incluso entre las autoridades del país, en el pasado se negaron a dejar que ellas se subieran al ring, a base de una buena cruzada de varias chicas que le entraron al movimiento, incluida su madre, Marcela, lograron derribar la barrera.

Y es que para la llamada Reina de los Lobos, el hecho de ser fémina no significó en un problema, sino más bien su físico, pues al ser una gladiadora imponente, revela en entrevista para Sin Máscaras, algunos organizadores de funciones de lucha libre la discriminaron al momento de pedir trabajo.

“La verdad es que nunca he sufrido en ese aspecto, de que compañeros o profesores me hicieran como menos o algo así, y la realidad es que mi mamá y las compañeras que tuvo hicieron mucho trabajo y demasiadas cosas, para que yo y las siguientes generaciones no la pasemos tan mal, eso no lo sufrí, he sufrido más bien en otros aspectos lo del machismo, justo en la lucha, pero la verdad no es algo que me afecte”.

¿Por qué le negaron programarla?

Skadi, una esteta de “talla grande”, como ella misma se define, se encontró con la negativa a ser programada, porque pocos confiaron en que tuviera la capacidad para subirse al ring y realizar las mismas suertes que el resto de sus compañeras, descartando al CMLL, que al final le dio arropo, luego de que, a partir de un examen, demostró que tenía el nivel para ser parte de su roster de Las Amazonas.

“He sufrido en otros lugares, de que no me quieran programar por mi tamaño o etcétera, de esa parte hablo cuando me refiero a ser machistas”.

Las explicaciones, poco claras al momento de la negativa, desde su punto de vista tienen que ver con aspectos más visuales y que nada tienen que ver con el talento que pudiera demostrar o no arriba del ensogado.

“Creo que es solamente marketing, solamente para que vaya gente, como hombres, a ver luchadoras, y yo no entro justo en ese rango, y yo no quiero ni siquiera entrar, porque estoy aquí para demostrar lucha libre, no vengo a enseñar cuerpo, es algo que no me interesa, no es algo que a mí me guste, y no porque no quiera o no pueda, porque nada que ver, solamente vengo a demostrar lucha libre y aparte a mí me han inculcado mucho amor y mucho respeto, y siento que eso es lo que demuestro arriba del ring, que es lo que a la gente le gusta”.

Lo entendió y no le afecta

Aunque acepta que hubo momentos en que pudo sentirse mal, en la otra cara lanza que le ha servido para motivar a otras chavas como ella para demostrarles que pueden trascender, aun cuando sus figuras son distintas.

“Hoy en día no me afecta, a la gente le gusta lo que hago, a mí me gusta lo que hago, no me siento incómoda, me siento bien con mi cuerpo y con mi peso, y también quiero normalizar que no pasa nada si eres grande, no necesitas estar muy delgada para realizar tus sueños.


“Fue un proceso bastante largo, la verdad de muchos años, hoy en día hay momentos que también me da para abajo, pero hay días que no, la mayoría no, pero yo también estoy aquí para proyectar justo eso, para las nuevas generaciones, para chicas del deporte, quiero mucho proyectar esa parte de aceptarse, de sentirse cómodas, de no querer fingir o parecer algo que no son, porque hay veces que no se puede; por más que uno quiere estar delgado, no va a ser delgado como uno quisiera, entonces es solamente aceptarse, y yo quiero dejar este mensaje para todas las chicas hasta muy delgaditas, que luego les dicen que no, siempre se puede, siempre y cuando lo hagan con mucho amor”.

Tiene una misión en la lucha libre

Con la mentalidad a prueba de todo, y a pesar de que las lesiones pudieron ponerle un alto, asevera en esa parte de ser alguien que inspire, que motive, porque todo el tiempo además merodea que ella conseguirá grandes cosas en este nicho.

“La verdad ni yo misma me lo explico (porque sigo), pero estoy convencida de que puedo hacer grandes cosas en este deporte, dejar un gran mensaje antes de irme de la lucha, ya no me voy a volver a lesionar nunca, no de operación; quiero dejar algo muy importante dentro de la lucha libre, siento que puedo hacer muchísimo, algo que quiero proyectar dentro de Skadi es, que no por ser grande necesito ser burda, no necesito ser chistosa, yo no vengo a ser chistosa, aquí yo no vengo a bailar ni vengo a hacer burla de mi peso para que la gente se ría, ese no es mi fin y yo no tengo ningún problema con las personas que sí.


“Cada quien hace su trabajo como quiere, pero yo quiero dejar claro que las personas grandes, porque a mí me lo llegaron a decir, 'no tú solo aviéntate una plancha y con eso'. No, yo no quiero hacer eso de mi carrera, quiero demostrar que la gente grande podemos volar, podemos hacer, podemos brincar, podemos saltar, podemos dejar otra cosa más que sólo hacer reír a la gente”.

¿Qué es Sin Máscaras?

Sin Máscaras es un programa dedicado a la lucha libre, un deporte icónico de la gran nación mexicana. La tradición del pancracio es contada por los protagonistas, con entrevistas en las que puedes conocer más de tu luchador favorito. Esta emisión la puedes seguir en las plataformas digitales de Multimedios; una pieza en la que participan en sinergia Milenio La Afición y mediotiempo, la propiedad deportiva digital número uno de México.

Sin Máscaras | Skadi



  • Rodrigo Mojica
NOTAS MÁS VISTAS