El luchador enmascarado que es papá de Enrique Garay y se retiró por lesión

Probablemente esta historia no la sabías. Uno de los narradores deportivos más famosos de México por sus años en TV Azteca tiene como padre a un exluchador.

Enrique Garay, hijo del luchador que fue conocido como Gavilán Azteca. (Instagram)

Editorial Mediotiempo

Generaciones crecieron con su voz en TV Azteca narrando a Joe Montana, Peyton Manning y Tom Brady en la NFL, también con las épicas Finales de Michael Jordan en la NBA, pero resulta increíble que el mayor nexo deportivo de Enrique Garay es con la lucha libre, ya que el reconocido comentarista es hijo de un luchador enmascarado.

Excompañero de Enrique Garay le robó 3 mil dólares ¡y huyó de TV Azteca!

¿Quién es el papá de Enrique Garay?

Efectivamente, el papá de Enrique Garay fue luchador profesional y, aunque nunca pudo compartir el ring con las leyendas de la época como El Santo o Blue Demon, sí tuvo sus batallas memorables dando vida a dos personajes. 

"Nunca lo vi luchar porque se retiró cuando mis hermanos y yo nacimos. Cuando luchó enmascarado era el Gavilán Azteca y luchando sin máscara se llamaba El Chico Robin Hood. Mi padre aún vive, tiene 93 años y su gran tutor fue el Gory Guerrero. A la fecha le muestro una foto de Gory y empieza a gritar: '¡Maestro, lo que diga!', siempre se pone muy contento al recordarlo", contó Garay en charla con Enrique Burak, con quien históricamente tuvo una fuerte rivalidad por representar a TV Azteca y Televisa.
"Mi papá no luchó contra los grandes, contra El Santo o ellos. Contra el que sí luchó fue Enrique Yánez que transmitía luchas en Televisa. Al paso de los años me contó que vendió su máscara por necesidad y hasta hace unos cinco años le pregunté cómo era su máscara y me dijo: 'Como la de Blue Demon, pero con alitas'. Se la mandé hacer a un lado de la Arena México y ahí la tiene", agregó.

El Sr. Garay puso final a su carrera cuando Enrique y el resto de sus hermanos, además de sufrir una durísima lesión de la que -en aquel entonces- era prácticamente imposible quedar recuperado al cien por ciento, aunado a su trabajo como transportista.

"Mi padre se retiró porque le rompieron el tendón de Aquiles. Él era camionero y nos cuenta que le daban un camión para manejarlo hasta Acapulco, fue entonces que decidió retirarse porque con la lesión, la responsabilidad de manejar ese camión y con sus hijos naciendo, decidió dejar la lucha libre", señaló.

La anécdota del papá de Enrique Garay es a partir del 23:20


NOTAS MÁS VISTAS