'Estaba escogiendo el carro al que me iba a aventar'; Súper Muñeco y la vez que se iba a suicidar por desamor

El gladiador relató que se iba a lanzar de un puente peatonal, pero no lo hizo por una 'voz' lo detuvo.

El luchador aún se mantiene vigente en la lucha libre. FOTO:

Editorial Mediotiempo

No hay duda que uno de los personajes favoritos de los niños en el mundo de la lucha libre es el Súper Muñeco. Sin embargo, para poderse instalar en el agrado de la público, tuvo que pasar por duras pruebas, como fue una que recién compartió y que guardaba con recelo: estuvo cerca de quitarse la vida.

El gladiador, quien llegó a formar parte del Trío Fantasía, relató que cuando recién iniciaba en el mundo de la lucha libre, padeció del mal de amores, al grado de que estuvo tentado a lanzarse de un puente peatonal.

"Hay un puente en Pino Suárez, subí con mi maleta, y yo me quería tirar. Me subo al barandal, yo ya no quería saber nada. Yo era muy loco en ese tiempo, me aventaba de todos lados, me subía a la tercera cuerda y me lanzaba al estilo Lizmark, cosas así. Fue por una depresión de una muchacha.

"Yo pensaba que iba a llegar mi princesa y me iba a decir: 'aquí estoy, ven abrázame'; como en los cuentos de hadas, muy soñador... Nunca sucedió y tienes que ver la realidad", relató Hebert Palafox, quien da vida al Súper Muñeco, en entrevista con el canal de Youtube Luchadictos TV.

¿Qué impidió que se quitara la vida?

El propio Súper Muñeco explicó que una vez que estaba a punto de lanzarse del puente, sintió una voz que le pidió no hacerlo, hecho que hasta el día de hoy no se explica cómo fue que sucedió.

"Cuando me iba a matar, estaba hasta escogiendo el carro al que me iba a aventar, y ahí va lo raro, cuando iba a hacer el intento de brincar, alguien me dice: 'no es tiempo'; me entró un escalofrío, mi maleta estaba a un lado y volteo y no había nada. Agarro la maleta y me entra un miedo... llegué corriendo a mi casa, a la vecindad, y me puse a llorar en mi litera", recuerda.

No obstante, el gladiador hoy tiene claro que no hay mal que por bien no venga, debido a que una vez que decidió continuar con su vida, el éxito comenzó a llegar a su carrera luchística y todo cambió.

"Siguió abierto el corazón, pero empecé a conocer, tuve mi primer viaje en avión, como si la vida me dijera: 'hay otras cosas'; no solo enamorarte de una mujer que no te quería. Empiezo a viajar, a conocer todo la república, en Texas, y yo soltero, hasta después fui noviero", remató.


NOTAS MÁS VISTAS