Columna de Raquel Pérez de León

Las 5 razones para incluir apios en tu dieta

Raquel Pérez de León

1. Ayuda a combatir la presión alta. Además de ser un diurético natural, el apio contiene apigenina, un flavonoide que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, lo que disminuye la presión arterial. Si eres hipertenso, la recomendación es consumir cuatro ramas de apio al día.

2. Combate el insomnio y alivia el estrés. Activa la relajación del sistema nervioso, por lo que tiene un efecto sedante. Es rico en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, químico en nuestro cerebro que produce sensación de bienestar y favorece el sueño.

3. Tu mejor aliado para bajar de peso. Es muy bajo en calorías y, gracias a la fibra que contiene, produce sensación de saciedad. Ideal para comer a media mañana o a media tarde con limón y chile o con tu aderezo favorito.

4. Previene los calambres. Es rico en potasio, por lo que ayuda a mantener en equilibrio los líquidos corporales y evitar así la deshidratación. El potasio también es importante para generar impulsos eléctricos en el sistema nervioso, principalmente hacia los músculos, favoreciendo su relajación.

5. Disminuye el riesgo de gota. Estudios demuestran que el apio ayuda a inhibir una enzima conocida como xantina oxidasa, responsable de la producción de ácido úrico. Los excesos de ácido úrico en el cuerpo son los que ocasionan la inflamación de las articulaciones que producen gota. Si tú eres uno de ellos, recuerda, cada vez que comas carne roja, acompáñala con un buen plato de ensalada, incluyendo apios.

Ya sean crudos o cocidos, enteros o en jugo, los apios pueden incluirse fácilmente en tu dieta, dales una oportunidad y disfruta de sus beneficios.