Toque Filtrado

Cruz Azul tendrá dos refuerzos y renueva a Sebastián Jurado

Toque filtrado

Las aguas se habían mantenido calmadas en el seno de Cruz Azul, hasta estos días. Los movimientos se empiezan a dar y es un hecho que La Máquina sumará dos refuerzos para el próximo torneo, además de que el guardameta Sebastián Jurado renovará como celeste.

En primer lugar, el tema de Jurado es uno de los que estaba pendiente. El joven portero terminaba contrato en diciembre, pero ahora es un hecho que seguirá con el cuadro Azul al llegar a un acuerdo y extender su contrato.

Sobre los refuerzos, Cruz Azul buscaba un central, un medio y un delantero y de ellos, ya son dos los elegidos en conjunto entre el DT Diego Aguirre y Jaime Ordiales.

YA NO QUIEREN A ORMEÑO

A como dé lugar el Club León quiere buscarle acomodo al delantero Santiago Ormeño, que llegó el año pasado a la institución, en medio de una creciente fama como jugador del Puebla, pero que en La Fiera no cumplió las expectativas.

El atacante, que estuvo con la Selección de Perú en el repechaje mundialista, no ha entrenado con el nuevo estratega Renato Paiva, sin embargo, no está dentro de los planes del equipo.

Lo ideal y lo que se maneja es que se vaya a Pachuca, en un intercambio por Roberto de la Rosa. El problema es que los Tuzos no ven con tan buenos ojos este intercambio, ya que Ormeño ha marcado solo tres goles en un año futbolístico con La Fiera.

ASÍ SE NEGOCIA UN REFUERZO

No vamos a dar nombres de equipos para no herir susceptibilidades en el sur de la Ciudad de México. Pero vamos a contarles cómo se dio uno de los más recientes fichajes que llamó la atención en la Liga MX.

Todo comenzó hace un mes, cuando comenzaron las llamadas telefónicas de parte del cuerpo técnico para platicar con un jugador. Una, dos, tres, (dicen que fueron unas 15) todas las llamadas que eran necesarias para convencerlo a él y su gente de que el club de la Liga MX era la mejor opción. Una vez convencido, entró la directiva a jugar su papel y se acercó a este equipo argentino para hablar de números. Fueron llamadas constantes hasta acordar el plazo de pagos para cubrir los 4 millones de dólares.

De todos los argumentos que se esgrimieron: grandeza, afición, tradición, garra, etc, el que más convenció al jugador fue la garantía de minutos porque por otro lado era el clásico: "vas a pelear por un lugar" y pues así no valía la pena venir.