Toque Filtrado

Examen antidopaje también dio al traste con las inversiones inmobiliarias del Pocho

Toque filtrado

La llegada del Pocho Guzmán a Chivas no se pensaba para solo un ratito, pues el jugador pensaba a futuro y en grande… hasta que el resultado analítico adverso del torneo pasado le dio al traste sus planes.

Las Chivas veían en el delantero a una figura a futuro pero de repente todo se vino para abajo.

Al llegar a Guadalajara, el Pocho estaba muy contento de firmar con Chivas al grado que vislumbró a futuro y decidió que compraría algunas casas para rentarlas, lo que pintaba como muy buena inversión, ya que a él también le iba a tocar un porcentaje de la transferencia negociada entre Chivas y Pachuca.

Además de las compras, el Pocho pagó un año de renta en una casa por el sur de Guadalajara, con el objetivo de tenerla nada más para cuando requiriera usarla si le daba flojera ir hasta Tonalá, donde fijó su residencia, en su barrio natal, entre su familia y amigos de la infancia.

Pero este lunes se supo no solo del resultado que es como paso y medio para definirlo como dopaje, sino también que Chivas anulaba la compra de sus derechos.

Así que para el Pocho ya no habrá porcentaje por el fichaje sino un peregrinar para intentar demostrar que no consumió ninguna sustancia prohibida.

Y si se preguntan cómo es que hizo Chivas para zafarse de este compromiso, la respuesta es que la directiva encabezada por Amaury Vergara quedó en hacer depósitos divididos en diferentes plazos a la cuenta de Chucho Martínez, de manera que alcanzaron a sacar la mano de la puerta justo cuando esta se cerraba.

Lo que también genera la salida de Guzmán es un posible regreso de Marco Fabián, pues aun cuando no hay una negociación hasta el momento, es un hecho que es el perfil que Chivas pierde, aunque eso sí, el jugador que pasó el año pasado por la MLS tendría que bajarle a sus pretensiones económicas.

Es un hecho que Fabián quiere, así que solo espera la llamada tapatía pues, de lo contrario, deberá ver qué tan seria es otra oferta que tiene de la MLS, así como del Dínamo de Moscú.

¡Limosnero y con garrote! Cruz Azul quiere refuerzos prestados

La directiva de Cruz Azul trabaja a marcha forzadas para traer a los jugadores que el cuerpo técnico necesita y no es que sea capricho de Robert Dante Siboldi, sino una urgencia del plantel. Sin embargo, la necesidad de tres elementos también requiere algo así como un amigo benefactor.

Mientras el DT define que lo que busca son dos delanteros y un lateral, la directiva ya sondea dentro y fuera de la Liga MX, aunque con presupuesto limitado, pues solo busca préstamos, sin estar interesada en realmente invertir.

En Tigres no se preocupan si Salcedo juega o no

La situación del defensor mexicano es un tanto complicada en el cuadro felino, ya que no lo tomarán en cuenta para jugar durante lo que resta del mercado invernal, para poder acomodarlo en el futbol mexicano, en donde incluso podríamos dejar de verlo el resto del torneo, si no hay un buen ofertón hasta antes del 31 de enero.

Una vez terminado el mercado de transferencias, en el club verán la disposición del Titán para jugar y en caso de que no le vean toda la actitud, estará borrado hasta que le encuentren equipo, sin importar si se devalúa.

Por lo pronto se mantiene entrenando con normalidad y después se sentarán con él y su representante para mostrarle la situación y explicarle qué tanto interés hubo por él. Pero al menos como pinta todo hasta este momento, ninguno de los equipos que ha querido llevárselo ha convencido a la directiva auriazul.

Los refuerzos de Pumas aún no se aprenden el protocolo del himno

Curioso resultó la confusión de los nuevos refuerzos de Pumas a la hora del protocolo previo a los partidos del Estadio Olímpico. Además de que no se saben el himno, lo cual es perfectamente comprensible al no estar familiarizados, los nuevos futbolistas no sabían cómo colocarse para levantar el puño como indica la tradición

Alex Mayorga, por ejemplo, se quería ubicar en la misma posición que Alan Mozo, pero no debe ser así. Se supone que deben ir intercalados para que la mitad observe el Pebetero y la otra mitad el Palomar. Ya se acostumbrarán. De ahí, a que rindan y sorprendan y lleven a los felinos a la Liguilla, eso será otra cosa.