El día que Martinoli se topó a André Marín en unas hamburguesas: 'es un pinche prepotente'

El narrador de TV Azteca nunca ha escondido su animadversión con el comentarista de Fox Sports con el que trabajó muchos años en la televisora del Ajusco.

Martinoli y Marín trabajaron juntos en TV Azteca.

Editorial Mediotiempo

Christian Martinoli ha hecho varias veces pública su animadversión a André Marín, con quien compartió varios años laborando en TV Azteca y del que en el pasado ha dicho que "es el bicho más grande con el que ha trabajado". Pues en un video que publicó en su cuenta de Facebook, "Martina" compartió una anécdota muy particular con quien llama como "su primo".

SE LO TOPÓ EN UNAS HAMBURGUESAS 

De propia voz de Martinoli, el narrador de la televisora del Ajusco contó la vez que se lo topó en un establecimiento de comida rápida, particularmente de hamburguesas. 

"Me volteo, cuando me estoy sacando la foto (con unas personas), de las puertas giratorias, así wey... (de frente), con su bolsita de hamburguesas como el 'Doctor Chapatín', mi primo AM (André Marín).

"Domingo, de traje negro, cabrón. Tres de la tarde. Seguramente tendría programa a las 11 de la noche, yo que sé, y ya desde entonces estaba con traje".


El momento incómodo que compartió Christian provocó las carcajadas de Luis García, quien lo acompañaba en la camioneta y quien le preguntó si se saludaron ambos personajes. 

¿SE SALUDARON MARTINOLI Y MARÍN? 

-¿Y no se saludaron?-, preguntó Luis García. 

-Cómo nos vamos a saludar, hijo de puta, yo nada más me tomé la foto y dije: uuuuuta madre: No, no mames. Yo no soy tan cínico como para irme a abrazar con un hijo de puta, yo nada más lo vi a él y dije: 'a dónde va este cabrón'", respondió Martinoli. 

Además de "caricaturizar" a André Marín por sus facciones y su manera de ser, lo llamó un "pinche prepotente", ya que al bajarse a comprar sus hamburguesas, Marín dejó su auto arriba de la banqueta y no se estacionó, de acuerdo a lo que contó el narrador.  

"Ahí me di cuenta que venía con toda su familia. El pinche prepotente dejó su coche en la banqueta, para que lo esperaran. No tiene ni siquiera la decencia de irse a estacionar, pero qué puedes esperar".


NOTAS MÁS VISTAS