Roberto Gómez Junco: ‘El micrófono se abarató, cualquier exfutbolista habla de futbol’

El periodista de ESPN analiza la actualidad de los medios de comunicación, donde está en contra de los personajes polémicos que solo buscan atacar a un compañero para generar rating.

Roberto Gómez Junco: ‘El micrófono se abarató, cualquier exfutbolista habla de futbol’ (Foto: Especial)

El periodismo deportivo en la actualidad no es el mismo que hace décadas, no sólo porque hoy las redes sociales influyen en los aficionados, también por el hecho de tener cada vez a más exfutbolistas en los medios de comunicación.

Lo preocupante en este campo laboral, según Roberto Gómez Junco, uno de los periodistas deportivos más destacados del país, es que la profesión se ha abaratado, pues considera que ahora a cualquier exjugador le sueltan el micrófono.

Vélez reporta que Centurión, exjugador del San Luis, está desaparecido
“Eran otros tiempos (cuando jugaba), no había tanto exjugador participando en los medios, sí había algunos casos ya muy destacados desde entonces, Raúl Orvañanos, Carlos Albert, Rafael Puente, eran referencias obligadas, exfutbolistas que habían tenido su prestigio como futbolistas, eran las excepciones, hoy es la generalidad, hoy ya casi cualquiera, sobre todo si triunfó, ya tiene espacio en los medios y se me hace que eso es excesivo, se ha abaratado el micrófono, con que hayas jugado ya hablas de futbol, cuando son roles muy distintos, me gustaría que fuera más profesional, ‘jugaste futbol, pero necesitas cubrir ciertos requisitos para que te demos un micrófono, una pluma’, sobre todo en espacios importantes, pero no ha sucedido así”.

¿Quién es Roberto Gómez Junco?

Gómez Junco es periodista deportivo regio, comentarista en ESPN, quien fue futbolista del Atlético Español (1975-77), Tigres (1977-80/ 1986-88), Rayados (1980-82), Chivas (1982-84) y Toluca (1984-85); en 1988 se retiró de las canchas y casi de inmediato, en enero de 1989 inicia su carrera en los medios de comunicación, cuando el periódico El Norte lo invita a escribir su primera columna, publicada el día 14 de ese mes, cuando se jugaba el Clásico Regiomontano.

Luego de cuatro años escribiendo sus artículos, Gómez Junco es impulsado a ir a Ciudad de México para hacer radio, con Rafael Puente y Gerardo Peña, al mismo tiempo Andre Marín lo invitó a programas que hacía Imevisión, que estaba en proceso de pasar a ser TV Azteca y poco a poco se fue involucrando, por lo que oficialmente en 1994 ya hacía televisión.

En TV Azteca se mantuvo hasta el 2004 y en 2007 ingresa a Televisa, donde se mantuvo hasta 2012, cuando llega a ESPN, donde actualmente se mantiene.

Gómez Junco no es de esos casos que él mismo crítica, ya que revela a mediotiempo que de inmediato que tuvo su primer trabajo como periodista deportivo, se fue a estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación, olvidando completamente que antes de ser futbolista profesional, estudiaba para ser ingeniero.

“Juegas futbol y hasta que dejas de jugar te das cuenta que no estabas preparado para algo más, como era mi caso, yo era un simple futbolista al que le gustaba leer y al que le gustaba escribir de futbol… en ese proceso estudié la carrera de comunicación, porque yo había dejado trunca mi carrera, ya de retirado comienzo con la práctica y lo refuerzo con la teoría”.

Ahora Gómez Junco, quien como jugador es recordado por propiciar la bronca entre Chivas y América en la Semifinal de 1983, por festejarle un gol a la banca de las Águilas, ha estado en la cobertura de todas las Copas del Mundo desde 1994, y confiesa que el momento más complicado de su carrera lo vivió precisamente en el primer Mundial.

“Tenía tres meses de estar en TV Azteca y viene el Mundial (1994), en un programa estelar, Los Protagonistas, ese momento fue el más difícil para mí por la presión, por lo que representaba, la presión que implicaba, tardé en soltarme, alivianarme, pensaba en las repercusiones (de lo que dijera)”.

La crítica al periodismo deportivo

Roberto Gómez Junco es un periodista que se etiqueta como un comentarista objetivo, que no se deja convencer por nadie, que defiende su punto de vista y su forma de expresarlo en el medio, pues además está en contra de que existan muchas risas en un programa o transmisión o que se peleen en busca de rating.

“Desgraciadamente eso da rating, ‘este programa es el que más se vio porque éste insultó al otro y el otro lo insultó peor’, se descalificaron recíprocamente, eso lo vio la gente y ya no digamos con las redes, se multiplica, se viraliza… hacer que prolifere y a veces propiciarlo, ‘a ver cómo le hago para que éste se enoje y me conteste fuerte, y yo le conteste peor’, lamentablemente parece ser la tendencia. También es otra cosa que no me gusta, ‘vamos a reírnos y a entrarle a la comedia’, ¡no, no, no! me encanta la comedia y admiro a muchos comediantes, pero aquí estamos para hablar de futbol”.

Rechazó ser DT y directivo

Gómez Junco confiesa que al retirarse como futbolista, nunca quiso dedicarse a ser entrenador o directivo; incluso, señala que sí le han llegado ofertas, pero las ha rechazado porque le encanta su trabajo como periodista y hoy, a pesar de que las redes sociales hacen famosos a muchos que hablan del futbol, a él no le interesa.

“No aspiro a otra cosa, estoy feliz con este rol que desempeño, nunca he tenido vocación para nada más; nunca pensé en ser director técnico, dirigente, hubo algunas propuestas, unas más firmes que otras, nunca las tomé en serio porque me encanta lo que hago y quiero seguir haciéndolo”.

Se identificaba con un equipo, ¡ya no!

A diferencia de otros comentaristas, Gómez Junco asegura que no se inclina por ningún equipo, pero revela que en su niñez y adolescencia, apoyaba a un equipo de Nuevo León, pero no era ni Tigres ni Rayados; ese club del que fue fanático ya desapareció, por lo que dice le ha sido más sencillo ser objetivo al no tener inclinación por alguno.

“Yo del único equipo que fui fanático, enfebrecido, fanático perdido, fue de los Jabatos de Nuevo León, yo tenía 10 años, los Jabatos juegan del 66 al 69 en Primera División, yo era fanático y me sabía las alineaciones… descienden los Jabatos, para mí fue un golpe durísimo como aficionado, yo seguía jugando futbol, cada vez más enamorado de este juego, descienden, siguen desciendo, van a Tercera, después desaparece”.

Gómez Junco asegura que sí existen las empresas que piden a sus empleados que hablen bien de ciertos equipos, a pesar de que no pasan por buen momento; pero señala que a él nunca se lo han pedido, al saber que no va con su personalidad y ética.

“Yo no soy empleado de ninguna de esas empresas, soy un colaborador externo, vengo y doy mi opinión, si te gusta y me sigues invitando, qué padre, si decides que ya no me invitas pues no pasa nada, entonces yo he conseguido así darme más a respetar, nunca nadie me ha dicho ‘por favor no toques este tema, por favor habla bien de este equipo’... en Televisa me tocó la peor época del América, pero en los cinco años que estuve (2007 a 2012), América no calificaba, y yo hablaba muy mal del América y nadie me dijo que hablara bien”.
“He visto como eso ha crecido, es otra tendencia que no me gusta, ‘transmito un equipo, hablo bien de él’, en este caso yo estoy con ESPN que transmite al San Luis y no voy a hablar bien del San Luis porque lo transmite ESPN, entonces recibo de rebote quejas de San Luis, ‘dicen que por qué críticas’, y yo pues porque no sirve el equipo, y cuando juega bien, también lo alabo”.

Otro de los detalles que le ocurren a un periodista tan destacado, es que existen personas involucradas en el ámbito del futbol que quieren su amistad, pero él pinta su raya.

“No es fácil, por eso trato de no fortalecer mucho las amistades en el medio, pero las que ya existían no voy a dejarles de hablar, pero entiendes que no es tan fácil, al amigo le concedes el beneficio de la duda instintivamente, dejas de ser todo lo imparcial que deberías”.

Le emocionan los grandes escritores

Gómez Junco ha escrito cinco libros, por lo que cuenta que le emociona más toparse y platicar con grandes escritores que con figuras del futbol, de las cuales prefiere a aquellos que realmente aportan algo con sus conocimientos, por eso sus ídolos Johan Cruyff, Jorge Valdano y Pep Guardiola.

“Me emocionan más los grandes escritores… das cuenta que no tienes por qué convertirlo en Dios (a futbolistas), hay que separar los roles; a Pelé lo respeté muchísimo como futbolista, platicar con Pelé de futbol o que me soltara un concepto de futbol que me embelesara o me atrapara, pues no, como sí es con Valdano, como era con Cruyff, como es con Guardiola”.

  • Jessika Méndez
  • jmendez@mediotiempo.com
  • Coordinadora Editorial Mediotiempo Norte/ reportera (EN MT desde 2010): Egresada de la UANL como lic. en Ciencias de la Comunicación Especialidad en Información y Profesional Asociado en Diseño y Producción de Medios Audiovisuales
NOTAS MÁS VISTAS