Gabriel Caballero se convirtió de la noche a la mañana en técnico de Primera División