El toque del Midas: Vucetich y su armado ‘quirúrgico en Querétaro