Game On estuvo en el México Roadshow para probar dos grandes juegos antes que nadie