Cristiano Ronaldo, el feroz destructor de récords que va por su quinto Mundial

Nació en un seno familiar humilde de la isla de Madeira y se convirtió en el único jugador capaz de opacar a Lionel Messi.

Cristiano buscará brillar en Qatar 2022.

Eduardo Domínguez

El mejor recuerdo de la infancia que tiene Cristiano Ronaldo (Funchal, Portugal, 5 de febrero, 1985) se remonta a esa ocasión en la que sus dos hermanas, Elma y Katia, aparecieron en una de las tribunas junto a su madre, Maria Dolores dos Santos, para alentarlo por primera vez en un partido con el CF Andorinha.

Biografía de Cristiano Ronaldo

Durante varias semanas, José Dinis Aveiro -su papá- había invitado a su familia a ver los partidos del pequeño Cristiano, presumiendo sus grandes dotes de goleador y lo buen futbolista que era, aunque se había hecho habitual que nadie atendiera a sus llamados, porque eso de ver futbol era algo que no llamaba la atención a las mujeres en casa.

Sin embargo, ese día algo mágico pasó, ya que no solo estaba José al lado de la banda con su tosco rostro barbado –aspecto causado por su adicción al alcohol-, sino que esta vez estaban casi todos, salvo su hermano Hugo, en un detalle que marcó para siempre a un predestinado.


Me sentí tan bien en ese momento. Significó mucho para mí. Algo cambió dentro de mí. Me sentí orgulloso. Es cierto que no teníamos mucho dinero en esa época, la vida no era fácil entonces en Madeira, solía jugar con botas viejas que heredaba de mi hermano o que me prestaban mis primos, pero cuando eres niño no te preocupa el dinero, solo te preocupa sentirte de una determinada manera, y aquel día yo me sentí así. Me sentí protegido y querido”, recordó el futbolista a The Players Tribune (octubre, 2019).

Ronaldo se fue muy joven… y sufrió

La etapa en la que Cristiano Ronaldo jugó en el equipo del barrio, mismo en el que su padre fue utilero, duró poco, ya que pronto el Clube Desportivo Nacional lo sumó a sus filas para darle un último impulso antes de que uno de los grandes del país, Sporting Lisboa, se interesara en tenerlo.

Tenía una mezcla de cualidades: técnica, velocidad, pero para mí lo más importante, lo más raro, era la personalidad”, recordó Paolo Cardoso, jefe de reclutamiento del Sporting Lisboa, sobre el primer entrenamiento de Cristiano durante la etapa de reclutamiento y que acabó por maravillar a todos los presentes.


“La primera vez que tocó la pelota hizo algo… Miré al otro entrenador, a Osvaldo Silva, y nos quedamos como “oh, ¿qué es esto? ¿de dónde salió ese jugador de Madeira? Todos sintieron que era distinto. Fue algo fantástico”, añadió el directivo.

Pronto Sporting arregló el papeleo con Nacional, aunque la promesa -entonces de 11 años- no estaba del todo entusiasmada, a pesar de lo bien que trataba al balón. Lloró desde que salió de la isla de Madeira y ya cuando vistió la camiseta verdiblanca. Durante cuatro años y medio, mismos que vivió en las entrañas del Estadio José de Alvalade, residencia del club, fue un cachorro asustado que muchas veces llegó a pensar en la inmediata vuelta a casa.

Huérfano de amigos, especialmente los dos primeros años, resultaron una pesadilla para Cristiano por la crueldad de sus compañeros, aquello se convirtió en bullying y José Semedo lo recordaba así en 2015:

Era el mejor. Controlaba el balón, tenía más talento que cualquier otro, no pasaba la pelota, siempre marcaba, pero luego abría la boca… es de Madeira y el acento de allí es muy diferente. Todo el mundo empezaba a reírse de él, lo pasaba muy mal por culpa de ese acento. Sonaba como si no fuera portugués. No podíamos entenderle”.


Manchester United llegó muy pronto

“A los 11 años tomé una decisión. Ya sabía que tenía más talento que los demás. En ese momento decidí que también iba a trabajar mucho más duro que ellos. Ya no iba a jugar como un niño. Ya no me iba a comportar como un niño. Iba a entrenar con la convicción de que iba a llegar a ser el mejor del mundo”, explicó Cristiano (2019), quien decidió no volver a Madeira hasta ver su ideal alcanzado. ¡Y se comprometió con ese objetivo!

Esa fuerte mentalidad lo llevó a ser parte del primer equipo con apenas 16 años, mientras que un año más tarde debutó con Sporting de Lisboa en el 0-0 ante Inter de Milán el 14 de agosto de 2002 en la Champions League, torneo en el que se convirtió en el máximo goleador con el paso de los años: 140 anotaciones.

Lo curioso fue que el equipo lisboeta apenas pudo disfrutar del trabajo que invirtió en el muchacho, ya que con pocos meses de titular uno de los clubes más grandes del mundo, el Manchester United de Sir Alex Ferguson, apretaría por su incorporación, dado que estaba en el radar de los equipos más grandes de Europa.


Un amistoso disputado por los Red Devils ante Sporting de Lisboa (6 de agosto, 2003) marcó el rumbo, ya que esa noche Cristiano Ronaldo dio dos asistencias en la victoria de 3-1, lo que llevó a los propios jugadores del equipo inglés a recomendar la pronta contratación del joven delantero llamado a convertirse en un grande del futbol; Ferguson aceptó y fue firmado por 12 millones de euros.

"Jugué contra Manchester, días después fui a ver las instalaciones y nunca me pasó por la cabeza que ya estaban interesados en que me quedara. Fui con la intención de ver las cosas y Jorge Mendes -su representante- me dijo ‘bueno, te vas a quedar aquí’. Y pensaba en que iría próximamente, que tendría tiempo de aprender inglés, pero de repente escuché ‘lo vamos a fichar para que se quede ya aquí’, comentó CR7.

Dos días después ya estaba entrenando y el fin de semana ya estaba en el banquillo del Manchester United, para de ahí jugar 30 minutos ante el Bolton el 15 de agosto de 2003. Aquello marcó el inicio de una etapa en la que disputó 292 encuentros, hizo 118 goles y asistió a sus compañeros 61 veces. ¡Era un extremo impresionante!


Real Madrid y Messi se cruzaron en su camino

Mientras CR7 ya maravillaba en la Premier League, en España otro jugador superlativo, Lionel Messi, empezaba a emerger, y entre ambos le darían forma a una de las rivalidades más grandes de la historia del futbol, en la cual fue habitual que ambos se disputaran premios, como el Balón de Oro, que iba de una vitrina a la otra, siempre con la polémica presente de quién fue el mejor de los dos.

¿Qué hizo Cristiano Ronaldo en el Real Madrid?

El 11 de junio de 2009, Manchester United aceptó la oferta de 96 millones de euros del Real Madrid por el lusitano para iniciar una maravillosa relación que lo convertiría en el máximo anotador en la historia del club merengue con 451 goles en 438 partidos; además, un sinfín de títulos, como Champions League, LaLiga, Copa del Rey, Mundial de Clubes, Copas y Supercopas.


Todos esos logros le ayudaron a competir codo a codo con Messi, otro de los jugadores inolvidables en la historia del futbol mundial, en un debate que siempre ligará a ambos sobre quién es mejor.

Fueron 9 años absolutamente maravillosos. Han sido 9 años únicos. Ha sido para mí un tiempo emocionante, repleto de consideración, aunque también duro, porque el Real Madrid es de una altísima exigencia, pero sé muy bien que no podré olvidar jamás que aquí he disfrutado del futbol de una manera única”, escribió CR7.

El Comandante, la etapa de decadencia

Cristiano Ronaldo salió del Real Madrid el 10 de julio de 2018 para marcharse a Juventus del Calcio de Italia, a cambio de 100 millones de euros. Ahí disputó 134 partidos en los que hizo 101 goles y dio 19 pases de gol, ganando títulos como la Serie A, la Copa y Supercopa, aunque no la Champions, que era el principal objetivo de su contratación.

De ahí volvió al Manchester United el 27 de agosto de 2012 por solo 12 millones de euros, lo que confirmó que entró ya en la etapa final de su carrera, aunque todavía con el compromiso de seguir rindiendo al estar en uno de los clubes top del mundo, esto mientras combina una rica etapa de padre con cinco hijos (Cristiano Jr., Eva, Mateo, Alana y una recién nacida) junto a su pareja Georgina Rodríguez.


CR7, el líder de la Selección de Portugal

En cuanto a sus participaciones con la selección de Portugal, Cristiano Ronaldo ha extendido su permanencia desde el año 2007 hasta la actualidad, y en ella ha marcado 115 goles que lo ponen en la cima de artilleros con selección, aunque todavía con la posibilidad de continuar con su cosecha, siendo tal vez el último objetivo Qatar 2022, el único título que le podría faltar en una enorme vitrina que alcanza los 34 títulos entre clubes y selección, incluida una Eurocopa. Y va por su quinto Mundial, donde ha estado presente desde Alemania 2006.

"Es parte de mi sacrificio. Mi obsesión con ganar. Cuando hablo de éxito es algo por lo que trabajo. El talento no es suficiente. Dedico tanto tiempo a ello que esto es parte de mí. Los récords son parte de mí. Yo no persigo los récords, los récords me persiguen a mí" comentó el artillero, que todavía se anima a recordar esa tarde en Funchal, cuando toda su familia estuvo ahí para verlo y catapultarlo al estrellato.
NOTAS MÁS VISTAS