Juan Miranda, el niño que vio en grada el título del 2005 y dio la Copa del Rey 2022 al Betis

El joven lateral izquierdo acudió como niño fan del Betis al título de Copa del Rey del 2005 y en 2022 anotó el penal para volver a levantarla.

Juan Miranda, lateral del Betis. (Foto cortesía de LaLiga)

Editorial Mediotiempo

Cuando el Betis ganó la Copa del Rey esta temporada fue un momento emocionante para todos los Béticos, ya que el club levantó su primer gran trofeo en 17 años. Para Juan Miranda, aficionado de toda la vida del club, fue una noche especialmente surrealista, ya que el jugador de 22 años marcó el penalti ganador de la tanda contra el Valencia.

Cuando el club andaluz ganó anteriormente la Copa del Rey en 2004-2005, Miranda tenía cinco años y estaba en las gradas del Estadio Vicente Calderón para animar al club en su victoria sobre el Osasuna. En la Final de 2022, estuvo en el campo de La Cartuja con el balón en la mano, consciente de que el éxito desde el punto de penalti haría estallar el confeti verdiblanco.

Barcelona le hizo pasillo al Betis por ganar la Copa del Rey

​En una entrevista posterior al partido, comentó: “Me propuse meterlo sí o sí para de una vez por todas hacer feliz al beticismo, a mis familiares y a mis amigos que estaban ahí en la grada, que era lo más importante. Meter el penalti sí o sí”.

Miranda marcó el penalti, despistando al portero del Valencia, Giorgi Mamardashvili, antes de caer de rodillas y disfrutar del momento histórico, con sus compañeros corriendo hacia él para celebrarlo, entre ellos los mexicanos Andrés Guardado y Diego Lainez.

Para el lateral izquierdo, este era el momento más importante de su carrera hasta el momento y había trabajado mucho para conseguirlo. Aunque empezó en la propia cantera del Real Betis, Miranda tuvo que dejar su casa en su camino hacia el futbol profesional. Cuando tenía 14 años, el Barcelona le llamó con una oferta para unirse a La Masia y el adolescente sabía que no podía rechazar esta increíble oportunidad.

Rápidamente llegó al equipo B del Barça y se convirtió en el primer jugador nacido a partir del año 2000 en jugar en Segunda cuando debutó con esa plantilla en el partido disputado en el campo del Real Valladolid en la primera jornada de la temporada 2017-2018. También jugó con la plantilla del club catalán en la UEFA Youth League esa temporada, contribuyendo a que los Blaugranas ganaran ese torneo con sus cinco asistencias durante la competición.

​En la 2018-2019, Miranda continuó jugando en el lado izquierdo de la defensa del Barcelona B, pero también obtuvo cuatro presencias en el primer equipo culé a las órdenes de Ernesto Valverde, tres de ellas en la Copa del Rey y una en un partido de la fase de grupos de la Champions League contra el Tottenham.

En la Temporada 2019-2020, Miranda se marchó al extranjero por primera y única vez en su carrera hasta el momento, ya que se incorporó al Schalke 04 de la Bundesliga en calidad de cedido. Allí aprendió mucho en el sentido táctico, incluyendo cómo jugar como un carrilero izquierdo como parte de un sistema de tres defensas.

Tras ese año de formación en el extranjero, el español regresó a su país dispuesto a dar el siguiente paso en el futbol profesional. Con el Barça ya configurado en el lateral izquierdo, surgió la oportunidad de volver al Real Betis y la aprovechó. Tras llegar al club de su infancia en calidad de cedido, Miranda sorprendió lo suficiente en la Temporada 2020-2021 como para que los Verdiblancos lo ficharan de forma definitiva.

Ahora tiene contrato en el Estadio Benito Villamarín hasta 2024 y se está convirtiendo en un miembro cada vez más importante de la plantilla, compitiendo con Álex Moreno como lateral izquierdo. El futuro de Miranda es prometedor, pero independientemente de lo que ocurra en el resto de su carrera, su penalti en la final de la Copa del Rey ya le ha convertido en una leyenda del Real Betis.

NOTAS MÁS VISTAS