Celaya FC, el gris antecedente de los Toros de Butragueño

Casi medio siglo antes de que el sorprendente Atlético Celaya maravillara al futbol mexicano, hubo una escuadra que intentó, sin éxito, labrar el camino del futbol en la tierra de la cajeta.

El Celaya FC pasó sin pena ni gloria. Foto: Especial

Eric Fong

Hablar del Celaya y futbol hace en automático evocar a Emilio Butragueño y esa temporada mágica en que ascendieron a Primera División y llegaron a pelear la Final ante el Necaxa, misma que perdieron por gol de visitante. Sin embargo, pocos recuerdan que ese cuadro tiene un antecedente en la lejana década de los 50. Un equipo que poco tenía que ver con los Toros del Buitre.

El 7 de febrero de 1954 fue fundado el Celaya FC, que unos meses después inició su andar en la Segunda División, donde su paso fue siempre hacia arriba, en su primera temporada (1954-55) fueron lugar 11 de la tabla general, a la campaña siguiente subieron al cuarto peldaño, en la 56-57 fueron sexto general y para la 1957-58 fueron primer lugar consiguiendo el ascenso, sacándole 3 puntos de ventaja al Monterrey.

LOS TRISTES NÚMEROS EN PRIMERA

El éxito de la franquicia para conseguir su ascenso no lograron trasladarlo a Primera División y pasaron años difíciles en el Máximo Circuito; el Celaya siempre fue colero de la tabla general, en 58-59 ocupó el lugar 13 de 14 equipos, en la 59-60 fue 12 de 14 y en la 60-61 fue el sitio 14, ocasionando su descenso a Segunda División.

En ese periodo de tres años acumuló 78 partidos, de los cuales ganó apenas 17, empató 26 y perdió 35.

EL GRIS OLVIDO Y LOS OTROS CELAYAS

Tras descender, vivieron una década de penumbras hasta que desaparecieron en 1970. Posteriormente, la ciudad tuvo dos equipos en Segunda División, el Celaya y el Tecnológico de Celaya, el primero descendió a Tercera División en 1977, mientras que el otro se retiró en 1978.

En los ochenta, el Celaya tuvo participación en la Segunda División B, pero nunca logró consolidarse.

Entre 1991 y 93 hubo otro par de equipos que querían llenar el hueco dejado, uno de nueva cuenta era llamado Celaya, mientras que el otro ahora se llamaba Linces de Celaya, que era la franquicia reencarnada del Tecnológico setentero.

Los Linces se coronaron en la 90-91 y subieron a Segunda, donde disputaron dos temporadas, pero tras la temporada 1992-93, la escuadra cambió de sede y nombre.

Curiosamente, en la última temporada de los Linces en la llamada categoría de plata, coincidieron con el Atlético Celaya, escuadra que a la postre llegaría a llenar el hueco en Primera División.


NOTAS MÁS VISTAS