Si no fuera por el futbol, hubiera caído en las drogas: Víctor Guzmán

Víctor Guzmán habló sobre el consumo de drogas, uso de armas de fuego y otros temas en una entrevista de televisión. ¿Qué dijo?

Víctor Guzmán (Imago7)

Editorial Mediotiempo

Antes de que se conociera el caso de su separación de Chivas por un posible dopaje, Víctor Guzmán relató cómo ha sido la vida en su barrio, Tonalá, del que es originario, y al que quiso volver para vivir en su vuelta al Guadalajara.

El Pocho relató que aun cuando la directiva le ofreció hotel cerca de Verde Valle y asesoría para comprar una casa por esa zona, él prefirió residir en su colonia, en la cual las drogas y la violencia son comunes.

Si no hubiera tenido la oportunidad de jugar al futbol, de trascender, pienso que hubiera caído en las drogas, hubiera estado en otras cosas de mafia, de algo. Le doy gracias a Dios, a la vida por dónde me puso”, explicó el tapatío el pasado 8 de enero a TUDN.

“Al llegar acá yo lo dije, algo que no saben, que a mí me ofrecieron hotel, me ofrecieron todo para que buscara casas aquí cerca y yo les dije que no, que yo quería estar allá con mis papás allá en Tonalá, no importa que haga una hora de camino diario al entrenamiento”.

El jugador explicó que su decisión fue para mostrar en su colonia cómo alguien que alcanza el éxito no debe olvidar sus raíces, por lo que además mencionó que contempla varios proyectos para ayudar al desarrollo de Tonalá, una colonia popular de la metropolí tapatía.

Guzmán ofreció esta entrevista un día antes de su último entrenamiento con el Rebaño. El jueves 16 todavía entrenó, pero ya no el viernes, por lo que tampoco fue concentrado para el partido de Jornada 1 contra el FC Juárez. En cambio, fue visto en la Barranca de Huentitán entrenando por su cuenta sin ropa del equipo rojiblanco.

“Poca gente sabe por lo que realmente pasé, lo que viví, los que somos de cuna humilde, de barrio, sabemos lo que nos tenemos que estar luchando el día a día, tenemos que no ser dejados… el jugar en la calle que era una barrida en la tierra, en las piedras”, relató.

De donde soy yo es normal ver drogas, ver golpes, si no te defendías te iban a agarrar de torta, de menso, de barquito”.

El delantero, que se formó en Chivas pero fue enviado a Pachuca en 2015, agregó que su prioridad en este regreso al Rebaño era mostrarse una mejor persona.

“Soy un hombre de pocas palabras, cuando llegué a Pachuca nadie me tomó en cuenta, llegué como alguien más y siento que conseguí muchas cosas importantes y ahora pienso lo mismo, entre menos se hable de mí mucho mejor porque sé que lo voy a demostrar en la cancha”, añadió.

Cuando uno está bien en su persona, con Dios, con la familia, pienso que sale a flote lo del jugador; claro que te tienes que preparar, tienes que entrenar el día a día pero pienso que si acomodas una cosa, te lleva a la otra; si acomodas lo de tu persona, lo de tu familia, lo de Dios, pienso que eso te lleva a ser un excelente jugador”.

Guzmán viajó este lunes a la Ciudad de México acompañado del representante jurídico de Chivas porque su separación del Rebaño se trata de un presunto dopaje, de manera que tenía pactada una reunión con abogados de la Liga MX para conocer cómo podría emprender su defensa ante instancias como el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

NOTAS MÁS VISTAS