'Fue churro'; Cuauhtémoc Blanco derrumba el mito de su golazo a Bélgica

El legendario gol del Cuau en el Mundial de 1998 fue definido como "un churro, algo que jamás intenté" por el propio exfutbolista del Tri.

Cuauhtémoc Blanco jugó tres Mundiales con México. (Mexsport)

Editorial Mediotiempo

Hablar de Cuauhtémoc Blanco es referirnos a uno de los mejores futbolistas mexicanos de todos los tiempos y, probablemente, el más influyente en la historia de la Selección Mexicana. Tres veces mundialista (que no fueron cuatro porque Ricardo LaVolpe lo borró para 2006), el Cuau metió grandes goles con el Tri y uno de los más recordados fue contra Bélgica en el Mundial de 1998.

Era la Fase de Grupos de la Copa del Mundo, que fue la primera en la que México avanzó a la ronda de Octavos de Final en el continente europeo. En el segundo juego del sector, México llegó a estar abajo 2-0 ante los belgas, pero un penal de Beto García Aspe y un golazo de Cuauhtémoc nos dieron el empate final.

'Saquen al pelos de muñeca'; cuando el Cuau votó para que expulsaran al Matador del Tri

Aquella machincuepa de Blanco Bravo está en la memoria como uno de los mejores tantos del Tricolor en Mundiales, pero el apodado Divo de Tepito aseguró que fue "un churro", que jamás había pensado en ejecutarlo así y que no tiene por qué mentirle a sus aficionados.

"Fue un churro, me equivoqué, lo digo como es. Sería mentira decir que así lo intenté, gracias a Dios me salió, pero la realidad es que jamás lo había intentado y menos pensarlo en un Mundial", afirmó el ídolo del América en entrevista con David Faitelson.

En aquella charla con el periodista de ESPN, al que estará unido de por vida por aquel golpe que le dio en el Estadio Luis de la Fuente de Veracruz y que ha dado pie a incontables memes y trolleos, Cuauhtémoc afirmó que el Tri no ha podido pasar de Octavos en los Mundiales porque siempre hay desconcentraciones puntuales y eso, contra potencias como Argentina, Holanda o Alemania, es fatal.

"Nos falta concentración los 90 minutos para ese paso. Me acuerdo cuando (Manuel) Lapuente nos decía que debíamos estar concentrados todo el tiempo. La gente habla de aquel juego contra Alemania (1998) que Lapuente metió a (Raúl Rodrigo) Lara como central y eso es mentira, fue inercia de la jugada. Los de adelante ya no corríamos porque pensamos que le ganábamos a Alemania por cómo dominábamos el partido", dijo sobre el duelo de Octavos ante los germanos en Francia 98, en el que los europeos le dieron la vuelta al marcador tras un tanto del Matador Hernández.​

NOTAS MÁS VISTAS