Rayo de Jalisco Jr. sufrió exposición de cráneo; estuvo cerca de morir en una lucha

"Se quedó a tres minutos de morir", le contó su médico tras operarlo por un lance malogrado frente a Máscara Año 2000 hace algunos ayeres.

El Rayo de Jalisco Jr. (Mexsport)

Editorial Mediotiempo

Una de las máscaras más emblemáticas de la lucha libre mexicana es la del Rayo de Jalisco gracias a sus dos portadores: Don Max Linares y su hijo, al que todos conocemos como El Rayo de Jalisco Jr., pero ese legado estuvo a punto de cortarse de tajo durante una función en la que casi muere por un tope malogrado hacia afuera del cuadrilátero.

La lucha en la que casi muere el Rayo de Jalisco Jr.

Fue en un combate contra Máscara Año 2000 en la Arena Coliseo, por el Campeonato Mundial de Peso Completo de la empresa WWA, que el gladiador sufrió una tremenda herida que requirió una cirugía de emergencia -que salió mal-, más de 100 puntadas y 48 grapas.

"Yo me lanzo en tope hacia afuera del ring, pero me atoré en las cuerdas, me hice una herida en la barbilla y caí de cabeza. Mis compañeros decían que cuando caí fue como ver caer una sandía, ya desde el golpe de la barbilla iba inconsciente y cuando caigo de cabeza 'explota todo'. La pasé muy mal porque se tardaron en atenderme; para mi mala suerte, el encargado de la seguridad no fue a la arena, no había ambulancia, solo el doctor de la Comisión", relató el Ídolo Tapatío al canal oficial de la CMLL.

"Me llevaron cargando a la enfermería, yo estaba consciente pero sentía que perdía muchísima sangre. Veía a Ringo Mendoza ponerme una toalla en la cabeza y le exprimían la sangre. Recuerdo que a la enfermería se metieron Emilio Charles Jr. y Bestia Salvaje , me vieron tan mal que advirtieron al médico que si algo me pasaba, también le iba a pasar a él".

Un fan salvó con una llamada al Rayo de Jalisco

Tendido sobre una camilla tras vestidores, el Rayo quería cumplir la voluntad de todos los luchadores, por eso suplicaba que lo llevaran de vuelta al ring para morir, pero la Cruz Roja llegó de forma milagrosa gracias a un aficionado.

"Con tanta sangre perdida empecé a perder conocimiento, ya veía borroso, como luces azules. Recordé a aquellos luchadores que decían: 'Si voy a morir, que sea arriba del ring' y yo les pedía que me sacaran al ring para morirme allí. De pronto empecé a sentir que me iba, como en un elevador que vas de bajada, quería abrir los ojos y solo veía azul. Pensé en mis hijos y mi mujer, justo en ese momento llegó la Cruz Roja, les hablaron por un celular de un aficionado porque ni teléfono había", dijo.

Rayo de Jalisco Jr. quedó a 3 minutos de morir

Que el Jr. de la dinastía Linares siga vivo puede ser considerado un milagro, ya que el médico que le operó le confesó el estado crítico en el que arribó al nosocomio en ambulancia.

"Llegué al hospital para que me operaran de inmediato. Al día siguiente, el médico me dijo que estuve a tres minutos de morir desangrado. A los 15 días volví para que me quitaran las puntadas y resulta que la cirugía había salido mal, tuve que someterme a otra cirugía y en total fueron más de 100 puntadas y 48 grapas".


NOTAS MÁS VISTAS