El día que Roberto Hernández 'llenó' el nuevo estadio ¡de Rayados!

El fallecido Roberto Hernández Jr. se convirtió en un líder de opinión para la afición, pero no solo los fans de Tigres lo seguían, sino también los Rayados.

Hernández Jr. era conocido por su afición a los Tigres

Editorial Mediotiempo

El mítico Roberto Hernández Jr. 'Don Rober', se convirtió en un icono de la narración principalmente su tierra, Monterrey, donde supo acrecentar la rivalidad entre sus Tigres y los Rayados, misma que supo usar para 'hacerle un favor' al odiado rival.

De acuerdo al comentarista Willie González, en una ocasión un directivo de La Pandilla le encomendó a Hernández Jr. 'vender' los asientos y suites de la nueva casa de Rayados y este tomó el reto y lo cumplió.

“Un día me habla Tonatiuh Mejía, vicepresidente de Rayados de Monterrey… Me dice, mira, vamos a gastar 350 millones de dólares en un neuvo estadio, lo vamos a hacer en el Parque de La Pastora y el gobierno nos va a dar el uso del terreno y nosotros lo vamos a operar y lo vamos a construir”, dijo González.

La encomienda:

Necesito que le digas a Don Róber que lo llene, que venda las 186 suits y los 53 mil abonados… Vamos a hacer eso”, añadió.

¿Cómo se fraguó?

El propio González contó cómo fue la conversación en la que convenció a Hernández Jr. de aceptar el reto.

-¿Qué pasó, chamaco?

-Don Róber, tengo dos cosas, una es noticia, pero no lo puede decir, van a construir un estadio.

-¡Chamaco, pero es que esa es la nota!

-Eso no es lo importante, me está pidiendo Tonatiuh Mejía que usted llene el estadio. Que venda los 53 mil asientos y que venda las 186 suites.

-Claro, chamaco, yo lo lleno.

El reconocimiento

Willie González ahondó en que Mejía volvió a contactarse con él para mostrarle su sorpresa por la gesta del comunicador, quien con base en sus programas y polémicas consiguió atraer el interés de los fanáticos de Rayados.

“Trajo a todo su equipo su trabajo y empezó a hacer la estrategia… Lo vendió, las 186 suites a un millón de dólares cada una y los 53 mil asientos y me habla Tonatiuh Mejía y me dice ‘mis respetos, el viejo es un chingón, no pensé que lo pudiera lograr, pero lo logró”.

​​

NOTAS MÁS VISTAS