Cómo identificar la carne en mal estado

Te compartimos una serie de recomendaciones que te ayudarán a evitar enfermedades.

Comer carne echada a perder puede transmitir salmonela (Foto: Pixabay)

Mediotiempo

Enfermedades como la listeria y la salmonelosis son transmitidas por medio de los alimentos y éstas son responsables de millones de casos de intoxicación a nivel mundial. Es por ello que resulta fundamental conservar correctamente la carne.

Pero, ¿sabes cómo hacerlo? No te preocupes, aquí te compartimos cómo identificar la carne en mal estado, para que esto evite y reduzca las posibilidades de intoxicación que aumentan cuando una carne no está fresca.

Pasos a seguir:

Verifica la fecha de caducidad

Antes de realizar tu compra, revisa la fecha de caducidad especificada en el empaque. Si la fecha ya pasó y su precio es más bajo de lo habitual no la compres. Y si el empaquetado no cuenta con fecha de caducidad, lote o fecha de envasado, lo recomendable será no comprar la carne.

Comprueba el color de la carne

Mucha gente piensa que la carne debe de tener un color rojo brillante, sin embargo, ese no es el color natural de la carne fresca, al contrario, eso significa que ésta estuvo mucho tiempo expuesta al aire. Y recuerda la siguientes indicaciones:

  • La carne de aves de corral: Puede ser desde un color blanquecino azulado a un tono más amarillo.
  • La carne cruda de cerdo: En condiciones óptimas, debe presentar un color grisáceo-rosado.
  • La carne picada: Si la carne picada fresca ha sido envasada al vacío y se mantiene a partir del oxígeno, su color debería ser una especie de rojo púrpura. Por otro lado, contrariamente a lo que se cree, cuando la carne picada se vuelve algo marrón, no significa que esté en mal estado, sino que pertenece a animales de mayor edad.

Huele la carne

Ésta es una gran forma de identificar el estado de la carne. En el caso de que huela mal o a rancio sabrás que no es comestible y que debes deshacerte de ella.

Comprueba su consistencia

Tómate el tiempo necesario para inspeccionar lo que comprarás al detalle y no olvides que la carne podrida, normalmente, presenta una textura viscosa que permite ver a las bacterias ya han empezado a multiplicarse sobre su superficie.

Es posible que la carne en mal estado también esté algo pegajosa y cuente con áreas verdosas o ennegrecidas, signo de que los hongos ya han empezado a proliferar y crecer.

Comprueba el sabor

Por último, si a pesar de tener sospechas del estado de la carne que compraste, decides cocinarla y al probarla notas un sabor que difiere con lo que debería ser, es mejor que no te la comas.

Consejos para mantener la carne en buen estado

  • Dejar la carne en el congelador demasiado tiempo no echará a perder el producto, pero cambiará su color y eliminará sus nutrientes.
  • No confíes en la fecha de venta de la tienda donde compras la carne como un indicio de su frescura, ya que estos etiquetados de vencimiento son fáciles de manipular. Usa tus sentidos (incluyendo el sentido común) para decidir si la carne es fresca o está en mal estado.


NOTAS MÁS VISTAS