Cuatro tragedias aéreas que marcaron al mundo del futbol

Desgraciadamente a lo largo de la historia varios equipos han sufrido terribles percances en el aire, como el Bayern Múnich o el Chapecoense.

El futbol se ha visto afectado por los accidentes aéreos.

Editorial Mediotiempo

A lo largo de la historia del futbol se han presentado diversos accidentes sumamente tristes. Desgraciadamente varios de ellos han sido en aviones y mucha gente ha perdido la vida por diversos motivos. 

Una de las más terribles y conocidas fue la del Gran Torino en 1949 y una de las más recientes las sufrió el modesto Chapecoense, que tomó rumbo hacia Colombia para disputar su primera Final Sudamericana y nunca pudo cumplir su sueño. 

En Mediotiempo hacemos un recuento de cuatro accidentes de avión que cimbraron el mundo del deporte desde lo ocurrido con el conjunto de Turín. 

Torino 

El Grande Torino fue uno de los equipos más aplastantes de la Serie A en la década de los 40's, con cinco scudettos consecutivos. Ante la petición de un jugador de disputar su encuentro de despedida contra el Benfica, el conjunto viajó a Lisboa para llevar a cabo el evento pactado, donde los portugueses ganaron 4-3. 

Toda la plantilla regresó en un avión Fiat G.212. En su trayecto tuvieron que parar en Barcelona para llenar el tanque de combustible. De vuelta al trayecto, el piloto había sido notificado de que las condiciones meteorológicas en Turín no eran adecuadas, así que le recomendaron aterrizar en Milano Malpensa, sin embargo, el capitán hizo caso omiso y quiso enfrentar la espesa niebla de la ciudad. 

Tal decisión sería terrible, ya que la altitud que tenían no era de 2 mil metros como pensaba el piloto, sino de 200, por lo que el avión terminó estrellándose en la Basílica de Superga

En ese incidente, 31 elementos del equipo, desde jugadores, directivos hasta entrenadores perdieron la vida el 4 de mayo de 1949


Desastre aéreo de Munich - Manchester United 

Los Red Devils habían clasificado a las Semifinales de la Champions en 1958, sin embargo, jamás las jugaron. 

Después de derrotar en Cuartos al Estrella Roja en Belgrado, el equipo se disponía a regresar a Inglaterra. Todo iba bien hasta que tuvieron que realizar una parada en Múnich

En el aeropuerto alemán, el piloto, James Thian, intentó despegar en dos ocasiones, pero detuvo el despegue, ya que los motores de la aeronave estaban sufriendo por problemas de calentamiento, así que el vuelo fue aplazado al día siguiente.

Al intentar por tercera vez, el piloto recurrió a la pista más larga del aeropuerto de Múnich para conseguir más velocidad. El avión llegó hasta los 217 kilómetros, sin embargo, el motor izquierdo se calentó de nuevo y la aeronave no consiguió levantarse lo suficiente, por lo que después de resbalarse con la nieve al final de la pista, chocó contra una casa, posteriormente con un árbol y finalmente con un camión que explotó.  

En total murieron 23 personas, de las cuales, ocho eran jugadores


Dinamarca 

Ocho futbolistas daneses buscaban quemar su última oportunidad para jugar con la selección, así que decidieron viajar en avión a Herning, con el fin de sorprender a los seleccionadores que decidirían quiénes iban a disputar las Olimpiadas de Italia 1960. 

Sin embargo, estos jugadores no pudieron mostrarse ante los seleccionadores, ya que la aeronave se estrelló, por condiciones meteorológicas adversas, en Oresund.

Solo el piloto logró sobrevivir aquel terrible 19 de julio de 1960. 

Chapecoense 

El caso del conjunto brasileño es el más reciente de todos. El equipo estaba viajando a Colombia para disputar la Ida de la Final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional. 

Chapecoense cambió de aerolínea a LaMia en Bolivia para llegar a Colombia. El vuelo iba a recorrer 2 mil 983 kilómetros en un tiempo que se estimado de 4 horas y 22 minutos, por lo que la aeronave fue cargada con la cantidad de combustible necesario para cubrir el trayecto. Tal decisión fue cuestionada, pero finalmente se autorizó que el vuelo saliera con esa cantidad de gasolina. 

Cerca del destino, sonó una alarma del avión para indicar que los pilotos tenían 20 minutos para aterrizar, ya que el combustible se iba a acabar en ese tiempo. 

Sin embargo, otro avión que tenía un problema similar retrasó el aterrizaje de la aeronave del Chapecoense. Dos de los motores se apagaron y, acto seguido, se redujo la potencia del motor 1 y posteriormente se apagó el 2. 

Ante los hechos, el piloto reportó una "falla total". El avión se estrelló la noche del 28 de noviembre de 2016

En aquel accidente murieron 71 personas entre jugadores, técnicos, directivos, tripulantes y periodistas. De los tripulantes solo sobrevivieron seis: los jugadores Helio Neto, Alan Ruschel y Jakson Follman, un periodista (Rafael Henzel) y dos tripulantes bolivianos (Ximena Suárez y Erwin Tumiri). 



NOTAS MÁS VISTAS