Alí Almoez, la estrella que Qatar forjó para brillar en Qatar 2022

El delantero de origen sudanés ha marcado en la Copa Asiática, la Copa América y la Copa Oro, algo único para un futbolista.

Alí Almoez está llamado a ser la figura de Qatar en el Mundial del 2022. FOTO: mediotiempo.

Eduardo Domínguez y Mediotiempo

Ser el país sede de una Copa del Mundo 2022 le ha abierto a Qatar horizontes insospechados, mismos que lo han llevado a codearse con algunos de los mejores representativos del mundo y conocer diversas culturas futbolísticas, aunque pocos han aprovechado esa aventura de tan buena forma como lo ha hecho Ali Almoez, el único jugador que puede presumir que anotó en tres confederaciones distintas en la historia.

El 13 de julio pasado, el artillero se encargó de marcar un tanto en el empate de 3-3 ante Panamá en la Copa Oro, con lo que selló su pasaporte en la Concacaf, para sumarlo a los que tenía ya en la Conmebol de dos años atrás, cuando jugó Copa América, y en la propia Confederación Asiática, donde incluso puede presumir que ya fue campeón, en lo que fue un inesperado logro que los motiva de cara al Mundial.

Villas para aficionados en el desierto; la gran opción de alojamiento en Qatar 2022


La Academia Aspire

Para entender cómo Ali Almoez alcanzó esos niveles es necesario remontarse a la Academia Aspire, un lujoso centro deportivo que fue inaugurado en Qatar en el año 2004 con la intención de impulsar la cultura deportiva en su país, pero especialmente para formar a promesas deportivas.

Los incontables recursos económicos del emirato sirvieron para llevar a los mejores entrenadores a esa institución, pero también a buscar a deportistas con cualidades a lo largo de su territorio, sin importar que algunos provengan de otros países, cómo ocurrió con Almoez, quien nació en Jartum, la capital de Sudán (19 de agosto, 1996).

Llegado a los siete años al emirato, el niño de ascendencia africana destacó primero en el Al-Mesaimeer, el club de su barrio, y de ahí fue reclutado por la Academia Aspire, donde se le brindó una formación como futbolista y todos los recursos científicos, además de tecnológicos que le ayudaran a mejorar sus habilidades.

Pero no fue el único de su representativo, sino que prácticamente todo el equipo que fue campeón de la Copa de Asia en 2019 se graduó de ella, gracias a todos esos beneficios que les dan y que incluso les abren la posibilidad de jugar en Europa.

La experiencia europea

A base de petrodólares, la Academia Aspire compró al Eupen de Bélgica y al Cultural Leonesa de España, organizaciones que le ayudan a los futbolistas catarís a mejorar sus cualidades en dos de los países que mejor trabajan con los jóvenes a nivel mundial.

En el caso de Almoez, su primera expedición fuera de Qatar fue al Eupen, donde lo hizo bien, y después al club español de la Tercera División, aunque no lograría despuntar ahí, por lo que regresó a su país adoptivo para jugar con el Al Duhail, el que sería su catapulta a su selección.

Lo hizo de la mano de un equipo que ha trabajado, prácticamente, unido desde que participó en la Copa del Mundo Sub 20 de Nueva Zelanda 2015, lo que les ha servido para tener un exitoso proceso que los llevó a coronarse en la CAF a costa de Japón, a participar en la Copa América y ser semifinalista en la Copa Oro 2021, lo que les sirve de inspiración para el Mundial que organizarán entre noviembre y diciembre, donde el artillero está llamado a ser uno de los guías de su representativo.

Qatar es la selección anfitriona y por lo tanto forma parte del Grupo A, integrado además por Holanda, Senegal y Ecuador.


NOTAS MÁS VISTAS