Castigo a Edyairth Ortega pudo ser de dos años y reducirse a uno si se echaba la culpa

El jugador alega un mal manejo de su prueba de orina al quedar perdida por varios días

Ortega no está de acuerdo con su sanción (Imago7)

El jugador del Atlas, Edyairth Ortega, podría haber salido ya del castigo por dopaje en caso de echarse la culpa, pero el canterano de los Zorros decidió pelear por su inocencia y ahora enfrenta cuatro años de sanción.

Ortega dio sus primeras impresiones al periodista David Medrano, y ahí confesó que no fue bien asesorado, pues le ofrecieron declararse culpable, y si lo hubiera hecho, ya estaría de nuevo jugando.

'¿De qué me hablas?': Así se enteró Edyairth Ortega, canterano del Atlas, de su doping positivo
"Me dijeron que el castigo era de dos años y si aceptaba lo dejaban en un año. Pero en ese momento yo hubiera querido que me aconsejaran de la manera correcta. Porque yo no sabía en lo que me iba a meter, porque yo no quería un mal historial, yo quería salir limpio”.

La pesadilla de Ortega comenzó en marzo del 2022 cuando le tocó al azar una prueba antidoping en Querétaro, y hasta diciembre fue notificado del resultado positivo. Ahí arrancó su pesadilla.

"Si me hubieran aconsejado bien, yo en ese momento les digo que me inyecté y ahorita mismo ya estaría entrenando para jugar, pero son cosas que tú quieres actuar con el corazón y no sabía en lo que me iba a meter".

Edyairth recibió por parte de la WADA un castigo de cuatro años y buscará pelearlo hasta las últimas consecuencias; tanto él como su defensa alegan un proceso raro, ya que su prueba se perdió 11 días antes de llegar a Cuba.

"En el camión me despertaron, me dijeron que fue elección directa, que me había tocado a mí y a otro jugador. Llegando, luego, luego, ahí en la mesa, nos hicieron la prueba, nos mandaron al baño y ahí sucedió todo”.

La segunda prueba fue abierta en Roma, Italia, y al tener un resultado distinto, pero aún positivo a nandrolona, vino el castigo.


Edyairth se declara inocente

“Uno tranquilo pensando que todo está bien, todo está en orden, y ahí comenzó la tragedia. Soy una persona consciente y sé si tomé y me inyecté proteína, y para nada. Es más, ni al gimnasio iba, por eso se me hizo rarísimo".

Finalmente, Ortega aclaró que su castigo arrancó en marzo del 2022, y buscará de todas las formas limpiar su imagen, aunque tenga que vender sus pertenencias.

NOTAS MÁS VISTAS