'Déjenme volver'; el drama de Villaluz en la Final del 2008 arrancándose el suero

Inyecciones para convulsiones y suero para estabilizarlo; Villaluz platicó que aunque estaba inconsciente, pedía que le dejaran jugar con Cruz Azul tras el golpe.

César Villaluz saliendo en camilla tras el choque en la Final del 2008. (Mexsport)

Editorial Mediotiempo

Uno de los momentos más dramáticos e imágenes más recordadas en Finales del futbol mexicano ocurrió en el Apertura 2008. El golpe que prácticamente "acabó" con la carrera de César Villaluz, el joven que tres años antes había logrado la Copa del Mundo Sub-17 con el Tricolor y que aquel domingo en el Estadio Nemesio Diez salió en una ambulancia, pero gritando que le dejaran seguir jugando

A tantos años de distancia, Villaluz contó cosas desconocidas de aquel impacto con José Manuel Cruzalta que le marcaría en el resto de su trayectoria profesional y que, increíblemente, el árbitro Roberto García Orozco no marcó como penal pese a lo brutal del choque.

"Aquel fue un balón que me tira (Gerardo) Lugo, lo veo en el aire y de reojo veo venir al defensa, me quise anticipar al defensa para pararla con el pecho y perfilarme al área, pero se me borró el cassette, me durmió hasta que desperté en el hospital. Perdí el conocimiento, el doctor me decía que estaba despierto pero no recuerdo nada. Ya en la ambulancia pregunté qué hacía ahí, que yo estaba jugando una Final y me explicaron el golpe", platicó con Toño de Valdés en su canal de YouTube.

'Déjenme jugar'; Villaluz se arrancaba el suero para volver

Aquella fue una de las varias Finales que Cruz Azul perdería hasta encontrar la redención en el 2021. Lo impactante de ese mediodía en Toluca -más allá del golpe- fue que Villaluz se arrancaba el suero que le habían inyectado para mantenerlo estable, al tiempo que suplicaba que le dejaran volver a la cancha para buscar el título de la Liga MX.

"Cuando (Gerardo) Torrado (su entonces compañero) me fue a ver al hospital, me decía que estando en la cancha me pusieron suero, que también me pusieron una inyección para cortar las convulsiones y que no se hicieran crónicas. En el hospital, Torrado me decía yo estaba loco, que después del golpe me pusieron suero y yo me lo arrancaba gritando que quería volver a la cancha", describió.
"Dicen que yo estaba en la banca cuando cae el empate global y que mis compañeros fueron a celebrar conmigo, pero yo no recuerdo. Hasta que llegué al hospital es que recuerdo, los penales los vimos en una habitación del hospital. Recuerdo que el doctor me dijo: 'Si somos campeones, te desconecto el suero para que nos vayamos al estadio a festejar y luego regresamos' porque me decía que yo tenía que quedarme interno unos días".

El exjugador recordó que pasó una semana en el sanatorio con evaluaciones constantes y que estuvo un mes sin poder entrenar. Afortunadamente pudo regresar a las canchas, pero lo cierto es que César Villaluz jamás recuperó su nivel desde aquel golpe con Cruzalta en Toluca.

La anécdota del golpe en la Final es a partir del 26:10


NOTAS MÁS VISTAS