'Un tepiteño y un lanchero que apostaban millones'; historia del Cuau y Campos en el Tri

Confesado por el Matador Hernández, quien compartió con ambos en Mundiales, conoce las singulares apuestas que hacían Cuauhtémoc Blanco y el Inmortal.

Cuauhtémoc Blanco y Jorge Campos, dos de los mejores seleccionados de la historia. (Mexsport)

Editorial Mediotiempo

Para muchos la mejor Selección Mexicana de la historia, que en sus filas tuvo personajes como Claudio Suárez, Cabrito Arellano, Jorge Campos, Alberto García Aspe, Cuauhtémoc Blanco y Ramón Ramírez, dos de estos cracks protagonizaron las apuestas más raras en las concentraciones del Tricolor durante el Mundial de Francia 98.

Como "su pecho no es bodega", quien destapó los "vicios por el juego" de sus excompañeros fue Luis Hernández en una plática con Yordi Rosado, en la que aseguró que Cuau y el Inmortal llegaron a apostar "hasta caballos" en partidas de backgammon, un juego de mesa que -en tono de broma- él creía ninguno de los dos entendía.

"Era bonito en la Selección verlos jugar backgammon. Tú los veías jugando y pensabas: 'Este es uno de Tepito y el otro lanchero, qué van a saber'. Pero resulta que esos dos apostaban caballos, gallos y no sabes qué tantas cosas. Yo creo que el que les enseñó fue Luis García, ese sí jugaba", platicó el Matador, quien como mejor goleador mexicano en Francia 1998 rememoró lo que significaba escuchar el Himno del otro lado del mundo siendo entonado por miles de compatriotas.

"Es maravilloso, disfruté como no tienes idea cantar el Himno Nacional en un Mundial, es el máximo orgullo, no te lo puedo ni explicar. Además en la Selección nos llevábamos muy bien, aquel equipo de 1998 todos teníamos el mismo objetivo, no era una Selección de nombre y sí de hombres. Para mí, marcamos un antes y después", expuso.

Matador veía a Borgetti y 'mentaba madres'

En la última Copa del Mundo del siglo pasado, el Matador Hernández metió cuatro goles, cifra máxima para un jugador nacional en una sola justa, pero acepta que no entendió la magnitud de su logro hasta el siguiente Mundial en Corea-Japón, al que llegó como suplente.

En Francia 98, el delantero ex de Necaxa, América y Tigres -entre otros- le metió un doblete a Corea del Sur, empató sobre la hora frente a Países Bajos y puso adelante al Tri contra Alemania en Octavos de Final para sus cuatro anotaciones.

"Chicharito también tiene cuatro goles en Mundiales, pero que los meta en uno (risas). Honestamente a mí 'me cayó el veinte' hasta cuatro años después, en Corea-Japón 2002. Yo entonces ya iba como suplente porque los titulares eran Borgetti y Cuau, recuerdo que en el tercer partido los veía y decía: 'Hijos de la chingada, no meten ni un gol y yo en Francia ya llevaba tres'. Entonces que me calla Borgetti con aquel golazo del exorcista a Italia".


NOTAS MÁS VISTAS