Familia de fan del América que murió en el colapso del metro espera gol con dedicatoria

Jesús perdió la vida en el colapso de la línea dorada, era aficionado azulcrema y su familia solo desea un gesto por parte del club, para reconfortar su dolor.

Celebró su último título con el equipo de su colonia, en Tláhuac. (Mediotiempo)

Ana Laura García y Mediotiempo

La vida de la familia Baños cambió de la noche a la mañana el 3 de mayo de 2021, pues Jesús Baños García había perdido la vida en el accidente donde colapsaron dos vagones de la línea 12 del metro de la Ciudad de México, hoy su familia sufre su inesperada partida, pero también lo recuerda como un amante del futbol y el aficionado número uno del club América.

Sigue el Pachuca vs América, aquí.

Jesús, quien iba a cumplir 28 años el próximo 18 de junio, era hijo, padre, esposo, hermano y aficionado del futbol; los colores azulcrema fueron su estandarte, tanto que también los defendió a capa y espada con el equipo de la colonia donde ganó su último título.

Su pasión por el América fue desde siempre, misma que lo llevó a idolatrar a varios de sus futbolistas, como Cuauhtémoc Blanco, Salvador Cabañas, Chucho Benítez, así lo recordó su hermana Karen Baños, en una entrevista para Mediotiempo.

Tanto era su amor por los colores del cuadro de Coapa, que su prima Rosa González Baños pidió a través de un tuit a la cuenta del América, que le dedicaran un gol a su primo, pues era un gran aficionado.

La familia aún tiene la esperanza de encontrar algo de consuelo con ese gesto.

"Estuvimos luchando para que el club le rindiera un pequeño homenaje a su gran aficionado, pero no lo logramos, unos jugadores le hicieron un video privado pero nos hubiera gustado que fuera algo digno de un gran aficionado como mi hermano", señaló Karen, su hermana menor.

Además de ser un seguidor de la Liga MX, Jesús también tenía puesta su pasión del otro lado del charco y aunque era muy fan de Messi, lo era aún más de Cristiano Ronaldo.

Intentó ser futbolista

Esa vocación por el deporte del lienzo verde también lo llevó a practicarlo y aunque estuvo en la Tercera División con el equipo de los Frailes Omappe, el proyecto no fructificó y su sueño de ser futbolista se esfumó, pero no el de su hermano, quien pudo jugar en la extinta Liga de Ascenso.

"Pues el proyecto del equipo de la Tercera División no floreció y él no lo intentó en otro lado, de hecho nuestro hermano mayor sí jugó hasta en la Liga de Ascenso, pero no sé porqué, pero a mi hermano Jesús después de eso, ya no le llamó mucho la atención", relató Karen.

Mientras Francisco Daniel Baños, hermano mayor de Jesús buscaba una oportunidad para llegar a la Primera División en equipos como Tecamachalco, Bravos de Nuevo Laredo, Atlante, Tampico Madero y UAEM, Cho, como le decían de cariño en su familia siguió su vida, pero no lejos del futbol, ese siempre estuvo presente aunque fuera en los torneos de la colonia o en el Estadio Azteca con el América.

"Mi hermano era un crack en toda la extensión de la palabra, cancha que pisaba, cancha en la que se ganaba".
"Él se iba con sus amigos al estadio y esperaban a qué pasará la Monumental y ellos los incluían y así era como él se iba a ver los partidos al estadio", aseveró.

Tendrá un homenaje

Ese talento trascenderá entre quienes lo conocieron y lo vieron jugar como mediocampista, tanto que este domingo 16 de mayo le rendirán un homenaje en Zapotitlán, Tempiluli, en Tláhuac, muy cerca de donde ocurrió el accidente de la Línea Dorada.

"El domingo le rendirán un homenaje el Bayern y el Amaranto, dos equipos que lo querían mucho, era un crack, mucha gente solo lo iba para verlo jugar", aseguró su hermana.

Jesús era el segundo de tres hermanos, aunque tenía tres medios hermanos más, le sobreviven su esposa y su hija de siete años.

El día del accidente Jesús iba saliendo del trabajo, una fábrica de plástico que se encuentra en Periférico Oriente, vivía en Olivos, pero esa noche iba camino a Mixquic, a visitar a su mamá, pero nunca llegó.


NOTAS MÁS VISTAS