Los 'pasaban por las armas'; así era el polémico ritual de iniciación en Azteca Deportes

Alejandro Blanco y Barak Fever recordaron cómo Alejandro Lara le daba la bienvenida a los novatos, algo que marcaba a todos para siempre.

Alejandro Lara les dio una inolvidable bienvenida a Alejandro Blanco.

Editorial Mediotiempo

Alejandro Blanco y Barak Fever no dudan en reconocer que la redacción de Azteca Deportes era muy complicada por la lucha interna que se vivía durante la época en la que José Ramón Fernández la comandaba, aunque no por ello dejaban de presentarse situaciones divertidas, siendo la bienvenida que se le daba a los novatos una de las más especiales

En medio de figuras del periodismo, la tensión inicial se sacudía con un ritual que seguramente hoy generaría división por cómo estaba configurada y en la cual Alejandro Lara Licea, uno de las voces más respetadas que inició en Imevisión junto a Joserra, "pasaba por las armas a los novatos"

Tanto Blanco como Fever tienen bien fresco el día que les tocó ser parte del ritual, aunque ambos apuntan a que el segundo fue el que peor la pasó, ya que además de la bienvenida de Larita le tocaron algunos "mazapanazos". 

"Decía el tocayo Alejandro Lara 'llegó carne nueva', y la realidad es que te agarraban entre todos y te entregaban a él, que evidentemente no te hacía nada, sino que era parte de la broma", describió Blanco al podcast "Me quiero volver chango" previo a ser interrumpido por Fever, quien señaló que no era así: "Sí te hacía, lo que pasaba es que no se bajaba los pantalones ni nada así de grotesco, pero sí te la dejaba caer".


Para dejar bien claro cómo era el momento, ambos recordaron el programa "El Calabozo", en el que algunos de los integrantes fueron golpeados en un poste, aunque en este caso "acá llegaba Lara de frente", como mencionó Fever.

Alejandro Lara, el que mejor los trataba

Descrita la iniciación, Blanco recordó que Lara era la persona más dada a apoyar a los jóvenes reporteros, algo que se agradecía ya que se trataba de "una redacción muy dura, muy difícil", en la que los veteranos veían a la gente nueva como "amenazas", por lo que tenían que esforzarse para ganárselos. 

"Lara era todo lo contrario, muy nombre, muy servicial y sí tenía esa parte de que nos divertíamos. Alejandro Lara ayudaba en la redacción y nos ayudaba mucho en la parte de las grabaciones, porque él manejaba muy bien esa parte de la locución", explicó Blanco. 

"Recuerdo que cuando David Faitelson autorizaba que grabáramos una nota, Alejandro Lara siempre iba contigo y te decía 'dale tesitura, hay que darle matices a la voz', y siempre era muy respetuoso", cerró. 


NOTAS MÁS VISTAS