Harry Kane, el niño obeso que Arsenal rechazó y brilla con Inglaterra

Tenía ocho años cuando un entrenador en los Gunners le dijo que no estaba a la altura del club; una década después este joven inglés se transformó en uno de los mejores delanteros.

Kane, la figura de la Selección Inglesa.

Eduardo Domínguez

Harry Kane (Londres, 28 de julio, 1993) tenía apenas ocho años cuando sufrió una de las decepciones más importantes en su vida, una que también resultaría en su mayor motivación para convertirse en el jugador que hoy comanda al Tottenham Hotspur y a la selección de Inglaterra.

Kane era bajito de estatura, más bien chaparrito, con cierto sobrepeso; además, poco atlético, por lo que el Arsenal decidió sacarlo de su academia, una decisión que lamentarían años adelante.

“Tuve que sentarme con su papá, su mamá y el muchacho y decirles que no estaba a la altura del Arsenal”, con esas palabras Roy Massey -entrenador de Harry durante el único año que vistió la camiseta de la academia- cambió el paradigma de los Kane.

“Obviamente estaban muy decepcionados y yo también, porque era muy agradable. Es un gran muchacho en términos de actitud, pero básicamente le faltaba un poco de agilidad y ritmo, por eso fue liberado", añadió Massey (abril, 2019) sobre un jugador que se ha ganado un sitio entre los mejores del mundo y que sin duda es esperanza goleadora para su selección.


'Trabajaremos más duro’

Apenas dejaron esa reunión, Harry y su padre iniciaron una charla que resultaría reconfortante para el jugador. No hubo reproches, únicamente una muestra de confianza que se quedó grabada en el artillero, por el que Manchester City ofreció la estratosfera cifra de 190 millones de euros (julio, 2021), oferta que no bastó para que los Spurs lo soltaran.

“Muchos padres pueden poner excusas, pero recuerdo la conversación; mi padre me dijo: 'no te preocupes, trabajaremos más duro, volveremos a jugar la liga dominical y obtendremos otra oportunidad'. Todo fue positivo, no hubo presión y nunca fue como si fuera mi culpa ni nada por el estilo”, le confió Harry a Gary Neville (mayo, 2021).

Sin embargo, aunque en su momento no lo quiso evidenciar, algo se encendió dentro del jugador, un fuego que lo llevó a ingresar a la academia del Tottenham a los 11 años, y también a buscar demostrarle a los Gunners que se habían equivocado con él… Y pasado el tiempo incluso ir más allá.

"Recuerdo la primera vez que nosotros (miembros de la academia de los Spurs) jugamos contra el Arsenal; -dijo al Players' Tribune- desde entonces tenía un chip en mi cabeza. Puede sonar ridículo, solo tenía ocho años cuando me dejaron ir, pero cada vez que los jugábamos pensaba: 'está bien, veremos quién tiene razón y quién está equivocado’”.

“Harry Kane es uno de los nuestros”

Con el paso de los años, Kane se convirtió en un futbolista atlético de 1.88 metros, aunque con ello no vino el éxito por sí solo. No solo era aprovechar su estatura con testarazos, sino que debió afinar todas las opciones posibles, ya fuera con tiros libres, desde fuera del área o tras firmar un gran pase en el área.

Esas carencias incluso lo llevaron de 2011 a 2013 a clubes como Leyton Orient, Millwall, Norwich y Leicester City para que lograra afinar sus cualidades, aunque solo pudo dar el paso definitivo cuando el argentino Mauricio Pochettino arribó al Tottenham en el año 2014.


Si bien Kane ya había debutado en un breve regreso a White Hart Lane (18 de agosto, 2012), cuando Pochettino lo tomó fue su verdadero bautizo.

Apenas en su primer año juntos, Kane logró 31 goles en todas las competiciones que participó y ya en las temporadas 2015-16 y 2016-17 se convirtió en el máximo goleador de la Premier League (25 y 29 tantos, respectivamente). Un año después fue campeón de goleo en Rusia 2018 con seis goles... “Harry Kane es de los nuestros”, sería un cántico repetido en el Tottenham Hotspur Stadium en cada partido.


"Mirando hacia atrás, probablemente fue lo mejor que me pasó, porque me dio un impulso que no estaba allí antes", admitió el león ingles ante Gary Neville (2021).

"Para mí, el rechazo es lo mejor que me ha pasado en la vida”, dijo con firmeza Harry Kane, quien ya es el máximo goleador en el Derby del Norte de Londres con 11 tantos, todos con la camiseta del Tottenham.



NOTAS MÁS VISTAS