Robert Lewandowski, el artillero al que papá no vio triunfar

Krzysztof le puso "Robert" a su hijo para que no fuera un nombre difícil de pronunciar, cuando el mundo del futbol lo conociera.

Robert Lewandowski enfrentará a México en Qatar. (FOTO: Mauro Morales/mediotiempo)

Eduardo Domínguez y Mediotiempo

Polonia es un país que no está acostumbrado a destacarse como un productor de estrellas del mundo del futbol, aunque esporádicamente ha dado algunos que lo llevaron a lograr, por ejemplo, dos terceros lugares en Copas del Mundo (1974 y 1982).

Sin embargo, esos cuadros brillaron en lo colectivo; en lo individual, no había aparecido ningún de la talla de Robert Lewandowksi (Varsovia, 21 de agosto de 1988), un hijo de atletas. Es, además, un artillero de élite que, al nivel de Lionel Messi, Mohamed Salah, Karim Benzema o Cristiano Ronaldo.

En la Temporada 2020-2021, el prolífico polaco de nombre sencillo (Robert) y popular -aunque el apellido sea un trabalenguas: Lewandowski-, sumó 48 goles en todas las competiciones que disputó, y le valió ganar el The Best, lo que confirmó como el mejor futbolista a nivel mundial. Nunca antes alguien de ese había llegado tan alto en el futbol, ni provocado, especialmente por su posterior fichaje con el Barcelona.

¡Con miras a Qatar 2022! El Tri se medirá ante Ecuador en Estados Unidos

En el reciente año se le dio todo a Robert, al fin el reconocimiento mundial, el pase a un club de los más prestigiosos del orbe, todo... excepto lo más deseado: que su padre lo viene triunfar. 

Krzysztof Lewandowski era un hombre fornido, un judoca y de recia imagen que murió en el año 2005: “Estaba cerrado al mundo, era difícil sacar algo de mí”, dijo Robert a la revista ElleMan (2018) al recordar ese episodio de su vida, un momento doloroso.


El ejemplo para Robert Lewandowski

Su madre Iwona Lewandowska -entrenadora de voleibol - fue quien lo llenó de cariño, al igual que a su hermana Milena, mientras que su padre Krzysztof Lewandowski fue el que aportó la disciplina; él lo llevó de la mano por el camino del futbol y presumía haberle puesto "Robert", para que no fuera difícil de pronunciar en el mundo entero, cuando brillara. Estaba seguro de que su hijo sería grande en el deporte.

“Lo animé a hacer deporte, quería que fuera jugador de voleibol, pero vi que era imposible, porque no tenía las condiciones; entonces, decidí que jugara futbol. Era una prioridad, pero tenía que saber lo básico de otras disciplinas. Le ayudó mucho, porque cuando conocemos las técnicas de caída de varios deportes, como el judo o el voleibol, se pueden evitar muchas lesiones”, dijo su padre a Przegląd Sportowy.

Cuando Robert tenía 8 años, Krzysiek -el apodo del padre en el pueblo- llevó a su hijo a practicar con el Varsovia Warszawa (su cuna futbolística), también con el Partyzanta Leszno, antes de que llegara al Delta Warzawa, desde donde dio el salto al Legia, uno de los clubes más importantes en Polonia. Siempre lo alentó desde detrás de las rejas y ayudó a pulir sus cualidades hasta que…

Su padre se fue una noche de 2005

Al jerarca de la familia Lewandowski le detectaron cáncer cuando Robert tenía 17 años; fue un vuelco en la vida de todos. Lo operaron, todo salió bien y volvió pronto a casa, hasta que noche la tragedia simplemente sobrevino: “Krzysiek siempre estaba roncando. Me desperté en medio de la noche, había un silencio absoluto en la habitación. Encendí la luz y ya estaba azul. Empecé a gritar…”, relató Iwona a Przegląd Sportowy.

“Resultó que tuvo un derrame cerebral. ¡Qué bueno que Robert no estaba en casa! Al día siguiente, mi hija y yo fuimos a Bielany, esperamos que volviera de la escuela. Tenía un torneo importante ese día. Entró y le dije que se sentara… ‘Lo intuí’ -dijo-… Se lo tomó con calma”, recordó la madre.

“Después de su muerte, tuve que convertirme rápidamente en un adulto”, admitió Robert en entrevista para TVN24 (2021), mientras lamentaba que su padre no alcanzara a ver sus éxitos como jugador profesional, o al menos su debut en la II Liga en el Znicz Pruszków, club al que llegó tras sufrir una fuerte lesión.

“No hay que ocultar que fue una persona muy importante en mi vida, que me ayudó muchas veces. Gracias a él estoy donde estoy. Todos los goles se los dedico a mi papá. Espero que me esté cuidando todo el tiempo. Han pasado tantos años y el sueño se ha hecho realidad", relató además Robert.

Desde su estreno, aunque especialmente en los últimos años, el también capitán de la selección de Polonia ha estado enganchado a los éxitos, como la obtención de la Champions League (2020), el Mundial de Clubes (2020), ocho veces la Bundesliga y múltiples logros más. Jugará su segunda Copa del Mundo, contra México (22 de noviembre), Arabia Saudita (26) y Argentina (30), en el Grupo C.

NOTAS MÁS VISTAS