Despedir a Leo Beenhakker, el gran error en la historia del América: Biyik

El exgoleador camerunés regresó a México y como uno de los referentes del plantel de 1994-95 recordó la intempestiva salida del DT neerlandés.

Biyik figuró con América en los 90's. (FOTO: Mexsport)

Jorge Rosales y Mediotiempo

François Omam-Biyik regresó a México y le fue imposible no recordar su paso por el América, un equipo que se armó para hacer época con Leo Beenhakker como estratega, pero cuya salida intempestiva echó por tierra el gran paso que tenían en la campaña 1994-95.

El oriundo de Camerún llegó en 1994 a las Águilas, que para ese torneo también recibió a Kalusha Bwalya, entonces unos desconocidos, pero que pronto comenzaron a formar una dupla de miedo, siendo llamados por la prensa como las “Águilas Negras”.

Pero la temporada no terminó como esperaban pese a que los de Coapa tenían el primer lugar general asegurado con cinco jornadas para terminar la campaña, puesto que sucedió lo que Biyik calificó como uno de los peores errores en la historia del club: la salida de Leo Beenhakker.

“Para el grupo fue triste, Leo construyó algo muy fuerte y lo quitaron en un momento que no debía ser. Pero a veces hay errores así en el futbol y para crecer, ese error no lo pueden repetir más”, compartió uno de los referentes de aquel plantel a Mediotiempo.

El estratega de Países Bajos llegó en 1994 con los azulcremas, dos años después de haber dirigido al Real Madrid, y parecía que les daría el título en 1995 con un futbol vertical. Pero el 6 de abril de este último año se anunció su cese, suceso del que ya no se recuperaron y se cayeron al punto que los eliminó Cruz Azul en semifinales.

Para la Jornada 33, las Águilas tenían 31 partidos jugados (descansaron dos fechas por cifra impar de equipos) y sumaban 18 ganados, 9 empates y 4 derrotas, faltando 5 fechas para terminar.

Leo fue despedido porque el presidente Emilio Diez Barroso no se arregló con Joaquín del Olmo en temas salariales y le ordenó a Beenhakker no alinearlo, a lo que se negó el estratega, por lo que el entonces vicepresidente Giuseppe Rubulotta le dio las gracias.

‘LA GENTE NO CONFIABA EN LOS AFRICANOS’

Pese a que no fue campeón ese año futbolístico, Omam-Biyik se quedó con un buen sabor de boca por la imagen que dejaron los africanos y la dupla goleadora que realizó junto a Kalusha, ya que tenían 78 goles a favor esa campaña, con un récord de 11 anotaciones al hilo y 50 en tres temporadas.

“Fue una buena época, buen momento. Fue la primera vez que los africanos llegaban a América, fue una sorpresa, la gente no pensaba que los africanos teníamos esa capacidad de adaptación, de jugar bien al futbol. Quedaron bien sorprendidos, pero nos apoyaron para que tuviéramos ese desempeño”, añadió.

Al final el goleador camerunés dejó al equipo en 1996 para irse al Atlético Yucatán sin lograr un campeonato con los capitalinos, que no ganaron un título de 1990 a 2002, pero nunca estuvo incómodo en la institución durante su estadía.

“Me siento a gusto (de regresar a México), siempre me recibieron bien aquí, pasé un buen año y siempre estoy encantado de venir. Siempre América fue un gran equipo, lo sigue siendo y esperamos que salga adelante”, comentó luego de su visita a Monterrey para un partido de leyendas.

NOTAS MÁS VISTAS