JC Gaming

La mística de Resident Evil

José Celorio

Resident Evil Village ha llegado al mercado y está teniendo una gran acogida por parte de sus seguidores y la crítica. Aprovechando la conmemoración de este lanzamiento, viajaremos al pasado para conocer algunas de las curiosidades más relevantes de la saga creada por Shinji Mikami.

No se llamaría Resident Evil: Originalmente, el nombre de esta franquicia en Occidente sería Biohazard al igual que en Japón, sin embargo, un problema de licencias lo impidió ya que una banda de heavy metal y otro juego ya tenían registrados tales derechos.

Extras en Sega Saturn: La versión del primer Resident Evil para la incomprendida plataforma de 32-bits, tenía contenido adicional muy curioso, como obtener una versión zombie de Albert Wesker.

Un FPS fallido: La franquicia de terror estaba planeada para ser una producción en primera persona pero la idea se desechó porque el objetivo de los directores consistía en generar un ambiente de terror sin saltos y ángulos de cámara fijos, además de un control de movimiento extraño.

El port malogrado para Game Boy Color: Gracias al éxito inmediato del survival horror, Capcom intentó realizar ports para otras consolas incluyendo a la portátil de la gran N. El proyecto se terminó pero los directivos no estuvieron satisfechos con el resultado y decidieron cancelarlo.

Récord al peor diálogo: En 2008, el título original de Resident Evil fue condecorado con el Récord Guinness al diálogo más desastroso. Cómo olvidar las lecciones de Barry respecto a las armas y las ganzúas.

Homenaje a Brad Vickers: En la primera parte se menciona que este personaje fue el responsable de salvar las vidas de Jill Valentine y Chris Redfield en algunas ocasiones. Para la segunda entrega, podías encontrar a Brad ya convertido en zombie después de haberse infectado.

El nacimiento de Devil May Cry: En los múltiples experimentos que Capcom realizó para la Resident Evil 4, se contempló que Dante fuera el personaje principal, pero por decisión unánime se concluyó que el cazador de demonios debía de tener su propia aventura.

Anhelando a George Romero: El célebre guionista de películas de zombies trabajó en un borrador para llevar la saga a la pantalla grande, pero finalmente la producción corrió bajo el script de Paul WS Anderson.

Guiño a Queen: No queda la menor duda del aprecio que tenía la compañía japonesa por la banda británica. La chamarra alternativa de Chris Redfield contiene la leyenda “Made in Heaven”. De igual modo, la prenda de Claire Redfield en Code Verónica, incluía el texto “Let Me Live”.

Inspiración en el RPG: Eventualmente, Resident Evil fue concebido para ser el sucesor espiritual de Sweet Home, título lanzado para Famicom únicamente en Japón. Las ideas relativas a este proyecto se descartaron y únicamente se utilizó la que imaginaba una mansión para crear una producción propia.

Mensajes en la pantalla: Para generar una atmósfera más aterradora, en el primer juego estaba planeado que los muros tuvieran textos escritos con sangre, pero la idea se quedó en el tintero.

La concepción de Onimusha: Resident Evil sirvió como inspiración para el desarrollo de la saga de samuráis. De hecho, el proyecto Sengoku Biohazard estuvo en curso para PlayStation y en vez de que la aventura se desarrollara en una mansión lo hacía en una casa ninja.

Resident Evil 1.5: Tras la euforia generada con el primer título, Shinji Mikami se puso manos a la obra para una secuela. Capcom decidió que se tenía que rehacer la mayoría de los avances porque se había incurrido en escenarios con tintes futuristas y una mayor cantidad de zombies que generaba limitaciones técnicas.

La exitosa franquicia de survival horror ha marcado un parteaguas en la industria de los videojuegos, convirtiéndose no solo en una de las sagas más vendidas por Capcom, sino en un ejemplo de cómo una serie puede reinventarse cuando la fórmula comienza a ser repetitiva y vuelve a enganchar tanto a su base más fiel de seguidores como a nueva generaciones de gamers.

Sigue a José Celorio en Twitter | Instagram | Twitch: @iamjosecelorio