JC Gaming

Los juegos más difíciles de 8 a 64 bits

José Celorio

Además de la diversión, una de las principales satisfacciones en el mundo de los videojuegos es poder finalizar un título que sea sumamente retador, lo cual hace necesario desarrollar diversas estrategias y apelar a grandes dosis de perseverancia. En líneas posteriores, repasaremos algunas de las producciones más difíciles desde la era de los 8 a los 64 bits.

Mike Tyson’s Punch-Out!! (1984): Nintendo se inmortalizó con la pelea final en contra del mítico boxeador, cuya dificultad será recordada por muchas generaciones.

Ghost 'N Goblins (1985): Crueldad y frustración son las mejores para describir la aventura de Sir Arthur. Una vez terminado el juego, se tenía que repetir en una dificultad mayor para poder enfrentarte al último y verdadero jefe y así, obtener el final definitivo.

Super Mario Bros.: The Lost Levels (1986): La continuación oficial de Super Mario Bros, incluyó nuevos conceptos como hongos venenosos y saltos más complicados, que pudimos disfrutar en América hasta el lanzamiento de Super Mario All-Stars.

Contra (1987): La misión de Bill Rizer y Lance Bean no se caracterizó únicamente por ser uno de los primeros títulos en ofrecer un modo cooperativo local, sino por su compleja dificultad. Más de uno usamos el emblemático código Konami para tener treinta vidas.

Zelda II: The Adventure of Link (1987): A diferencia de su predecesor, esta epopeya de Link estaba más enfocada a una navegación horizontal con tintes de rol. Poder terminar esta aventura sin guía, representaba un arduo trabajo.

Ninja Gaiden (1988): La misión de Ryū Hayabusa para vengar a su padre en territorio americano, fue un gran reto para los gamers que quisieran superar los seis capítulos de la historia.

Teenage Mutant Ninja Turtles (1989): Una de las principales críticas que recibió este título de NES fue su alta dificultad, pues había zonas en las que era imposible no recibir daño y los saltos requerían de apretar el botón en el momento exacto para superarlos.

Silver Surfer (1990): El famoso personaje de Marvel tenía una compleja batalla en este shoot ‘em, up. Los escenarios donde controlabas la tabla de surf eran un martirio pues con tocar cualquier cosa, mueres automáticamente.

Battletoads (1991): Rare enganchó al público con un adictivo juego cuyos dos primeros niveles eran superables de una manera simple, sin embargo, a partir de ese punto comenzabas a sentir la verdadera dificultad e iniciaba tu camino para morir millones de veces.

Jurassic Park (1993): El Dr. Alan Grant necesitaba sortear diversos obstáculos entre diversas especies de dinosaurios haciendo casi imposible poder evadir al T-Rex. El juego no tenía opción de guardado o sistema de passwords, por lo que para terminarlo era necesario hacerlo de corrido.

Comix Zone (1995): Un beat ‘em up que pasó desapercibido y es toda una oda visual por sus gráficas simulando un cómic. No obstante, derrotar a los oponentes requería de conocer la combinación de botones adecuada y únicamente tenías una vida.

Jet Force Gemini (1999): El título de ciencia ficción para Nintendo 64 producido por Rare, ofrecía una difícil curva de aprendizaje toda vez que no había tutoriales y el jugador debía ir aprendiendo los movimientos de manera empírica.

La extrema dificultad en los juegos de video se ha convertido en un tópico de culto que por muchas generaciones ha servido a los gamers no solamente para presumir la finalización de una aventura que implicaba un gran reto, sino también para reconocer que existen títulos que no han podido terminar por su elevado grado de competencia.

Sigue a José Celorio

Twitter | Instagram | Twitch: @iamjosecelorio