Columna de Martín del Palacio

¿Es Antuna la solución para Chivas?

Martín del Palacio

Chivas gastó 12 millones de dólares en la compra de Uriel Antuna. Eso lo convierte en el segundo fichaje más caros en la historia de la institución, sólo detrás de Alan Pulido, que según ciertas fuentes, costó 16.

Más allá de que el mercado se ha encarecido notablemente en los últimos años, y la cifra no es tan descabellada, lo cierto es que una inversión de ese tamaño debería garantizar resultados. La pregunta es ¿los garantiza Antuna? Analicemos, en este juego que llamaré “buen Antuna y mal Antuna”.

Buen Antuna:

Tiene apenas 22 años, experiencia europea y viene de una buena campaña en el Galaxy, donde consiguió 6 goles y 5 asistencias en 33 partidos. Fue, además, el mejor jugador de México en el Mundial Sub-20 Corea 2017.

Mal Antuna:

Después de ese torneo, Antuna fue fichado por el Manchester City, que lo prestó al Groningen holandés, con la idea de que adquiriera experiencia y tuviera una oportunidad en la Premier. Pero el experimento no salió como se esperaba. El mexicano nunca se adaptó, y dividió su tiempo entre el primer equipo y el filial. Al final, jugó 20 partidos, casi todos como suplente sin marcar un solo gol.

Buen Antuna:

Tras su decepcionante paso por Holanda, el City lo prestó al Galaxy, donde Antuna renació, al punto de ser llamado a la selección mexicana por Gerardo Martino. Contra todo pronóstico, el extremo fue una de las revelaciones de la Copa Oro y se convirtió en un infaltable en las convocatorias. Ha marcado 7 goles en 13 partidos con el Tri mayor, una cifra realmente positiva.

Mal Antuna:

Los goles de Uriel han llegado contra los siguientes equipos: Cuba (3), Martinica, Estados Unidos y Bermudas (2). Los rivales que ha enfrentado Uriel en sus partidos con el Tri han sido, con toda sinceridad, bastante más flojos a los que se encontrará en la Liga MX. De hecho, podría decirse que la Liga MX tendrá a más talento que cualquiera que haya visto Antuna en su carrera.

Como pueden ver, hay argumentos para uno y otro lado. Hace unas horas, un amigo me decía “ojalá que Antuna no sea Aquino”, y yo más bien le respondía que al contrario. Aquino ha tenido una larga y fructífera carrera en la Liga MX, jugó en Europa y participó en dos Mundiales. Para mí, sería el mejor escenario posible con Antuna.

La contraparte es que sea un jugador incapaz de mantener el nivel cuando aumente el grado de dificultad. Que su velocidad sea neutralizada por laterales más rápidos y que su regate sea demasiado largo como para ser efectivo con espacios más reducidos.

Chivas tomó un riesgo, pero tuvo que hacerlo. Necesita golpes de mercado así y necesita jugadores con potencial. ¿Será Antuna el correcto? Difícil decir en este momento pero lo sabremos muy pronto.

Lo que está claro es que tampoco se trata de un jugador que le vaya a cambiar la cara al equipo y si Chivas quiere volver a figurar, necesita más fichajes. Esperemos para ver si los consigue.