Desde el Ángel

9 de arriba y 9 de abajo; ‘Somos un desastre’, Judas describe a su propio equipo

Llegamos justo a lo que se considera “El ecuador del torneo” y así como hemos destacado la linda y fuerte pelea entre los de arriba, que son 9 equipos, también hay que hablar de los otros 9, sobre todo de 2 de ellos.

Curiosidades, casualidades o numerología. No lo sé.

Aficionada paga más de 40 mil pesos para regalo a su esposo

Van 9 jornadas y ya se separaron 2 grupos de 9 que hacen distinción y otros 9 que se quedan abajo peleando —esos 9– por un boleto al Play In y Liguilla donde estarán los otros 9.

(A partir de 4 párrafos más te cuento información de dos equipos mediocres y perdedores).

Como te decía, hay dos grupos de 9.

El de los que están los que aspiran a llegar a la Final: Cruz Azul, Pachuca, Rayados, América, Pumas, Tigres, Chivas, Toluca y Necaxa, todos ellos con una diferencia entre los 19 y 15 puntos. El pelotón está pegado.

El otro es entre los 9 mediocres y perdedores que posibilidad de llegar a una Final es prácticamente nula: León, Atlas, Querétaro, San Luis, Mazatlán, Xolos, Santos, Puebla y Juárez, todos ellos entre los 10 y 2 puntos.

Justo a la mitad de torneo está muy marcado los 9 aspirantes (unos más que otros) y los 9 que juegan “por convivir”.

Un desorden

Hay equipos que pasan y pasan los torneos y no sólo siguen acumulando años sin ganar nada, sino también se ven y se administran cada vez peor.

Mazatlán y Puebla son dos de los más malos equipos y dos seguros que jamás serán campeones.

Uno en particular, Puebla, parece que compite por hacer cada vez peor las cosas.

El sábado, antes de irme al Universitario a ver el mal jugado Tigres vs Atlas, me escribí con mi Judas Camote, que un día antes había perdido 0-2 ante Gallos, sí, ante el peor visitante de la historia.

“¡Somos un desastre!”. ¡Qué difícil es que alguien se exprese así del suyo mismo!, y tal cual lo hizo el del Puebla.

“Lo de Ricardo (Carbajal) se veía venir, era cuestión de tiempo; pero lo de ‘desastre’ no es un calificativo tirado al aire”, me dijo.

“¿Viste el juego?”, me preguntó referente al Puebla-Querétaro del viernes y le fui sincero: “¡No!”, y pues cómo verlo. Estaba en Monterrey y tenía algo mucho más entretenido qué hacer.

Sabía que íbamos a perder, y no, no porque alguien se haya puesto de acuerdo hacerlo, aclaro, no, sino porque equipo con Ricardo (sic) ya no iba, ya no avanzaba y no me extraña nada que ellos (los jugadores del Puebla) hayan perdido aquí en nuestra casa”.

Mi Judas Camote me dijo que NOOO le extrañó la derrota, que ya Carbajal se iba a ir, pero que ahí no para el tema en la institución.

“Se supone que hay un comité de futbol que lo que menos sabe es decidir es temas de futbol.

“Mames, quién puede pensar que el Vikingo (Fernando Aristeguieta) va a sacar adelante al equipo. Y deja tú”, siguió diciéndome, “sólo esperaremos una derrota para traer a otro”.

— ¿A quién?, le pregunté.

“No sabemos aún, pero uno con los que ya se habló es Fede Vilar”.

Puebla, señores, es un desmadre. No tiene calidad en la cancha, en el banco, en las oficinas ni es su dueño, que sabrá Dios quién sea realmente.

(PD: “Realmente”, dígase quien en verdad es el dueño y no un prestanombres o representante).

Puebla está condenado a la mediocridad. Quitan a un entrenador que no iba a ser nada importante, dejan a un interino de 31 años y piensan en un DT con cero experiencia que pueda pensarse qué aportará.

Afición del Puebla, entiendo que le vayan a su equipo porque es de arraigo, pero es el típico conjunto que jamás saldrá del Quinto Patio.

PD: Pobre Puebla, tan lejos de Dios y tan cerca de sus valemadristas dueños.

Los otros

¿Y qué me dicen de Mazatlán, de Juárez, de Tijuana y de Querétaro?

Así como existen los que siempre estarán peleando por ser campeones, también existen los que siempre están haciendo todo por ser los peores.


  • Miguel Ángel Arizpe
MÁS OPINIONES