Desde el Ángel

Nahuel, simplemente el mejor

Miguel Ángel Arizpe

Cuando en el verano del 2014, en junio exactamente, Tigres fue por Nahuel Ignacio Guzmán Palomeque, nadie, nadie —es más, ni él— pensaba lo que pasaría en su estancia en Tigres.

Nahuel está convertido -desde hace años- en el hombre más importante de los Tigres, pero no solo de la actualidad, sino de su historia.

Desgraciadamente decir esto provoca que la gente diga: “Entonces ni reconoces a Gignac”, como si en los equipos uno fuera el bueno y los demás no.

Es más que obvio que el francés está también en la cima, ooobvio en el top de ese equipo.

El propio André-Pierre ha declarado que Nahuel ha sido el hombre más importante y determinante en los logros del Universitario de Nuevo León… y el francés tiene razón.

¿Que le cae mal a mucha gente?, claro, y cómo no, si es el mejor de todos. De todos.

“Ponle casa”, es la frase más simple, banal y tonta que se lee, cuando se habla bien de una persona, como si nadie pudiera ser digno de halagos.

Le cae mal a los contrarios, pero desearían tener a uno así en sus equipos.

Si él fuera el portero del equipo al que le van, para nada hablarían como hablan de él, lo defenderían a muerte y dirían que es el mejor, pero como es de Tigres, hay que encontrarle los defectos.

“Yo para nada lo quisiera en mi equipo”, lo que escuchamos de aficionados que, insisto, quisiera a uno con sus cualidades.

Nahuel es el típico líder positivo, es el compañero que todos los jugadores quisieran tener, porque en los momentos de sequía te saca adelante con un regaño, con un grito, con una jalada de orejas… y todos lo respetan.

Nahuel te mete pasión, intensidad, liderazgo, tiene voz, tiene presencia y los delanteros lo saben.

Y por si eso fuera poco, el nacido en Rosario, Argentina, tiene la mayor calidad que ha existido en México. Está en el Top 3 histórico de nuestra Liga. Si tú piensas lo contrario, se respeta, para mí sólo abajo de su compatriota Miguel Marín.

Lo que le ha dado a Tigres es mayúsculo, porque no todo se remite a esas cualidades que les escribí, sino también en números.

Nahuel Ignacio acumula 368 partidos oficiales jugados con Tigres (305 en Liga-Liguilla, 32 en Concachampions, 13 en Copa Libertadores, 7 en Copa MX, 4 en Campeón de campeones, 3 en Mundial de Clubes, 3 en Leagues Cup, y 1 en Campeones Cup).

-Ha jugado 18 Finales oficiales: 6 de Liga.

  • 4 de Campeón de campeones
  • 4 de Concachampions
  • 1 de Copa Libertadores
  • 1 de Mundial de Clubes
  • 1 de Campeones Cup
  • 1 de Leagues Cup

- Ha ganado 9 títulos oficiales:

  • 4 Ligas
  • 1 Concachampions
  • 3 Campeón de Campeones
  • 1 Campeones Cup

¿Quién en su sano juicio puede negar que en la Liga del 2015 ante Pumas él fue protagonista en los penales? Misma situación en el 2016 ante el América.

Y qué decir en el 2019 ante León. En toda la Liguilla fue el héroe, que si no es por él ni a la Final llegan.

En la del 2017 ante Rayados también aportó mucho, pero no fue el más determinante tal vez. La única.

Hoy por hoy

Ante Cruz Azul fue el que más brilló, el que salvó al equipo de ser eliminado.

Tigres no cuenta con el futbol para campeonar, pero sí con el mejor portero del futbol mexicano, el mejor desde hace años.

Así como se critica a jugadores, hoy quise manifestar mi admiración y reconocimiento al mejor portero que tiene la Liga.

¿Es malo hablar de los mejores? No, y aunque lo fuera, el hijo del señor Guzmán (QEPD) y de la señora Palomeque es, para mí, el mejor.

PD: Y el Tigre más referente en su historia.