Desde el Ángel

No hagas cosas buenas que parezcan malas; yo no desconfío

Miguel Ángel Arizpe

Voy a plasmarlo de la forma más clara posible, tanto que no debe quedar duda de mi postura del tema, ni tampoco de la situación que se vive.

Resulta que ya ha comenzado a alzarse la voz a nivel nacional acerca del tema del señor Íñigo Riestra.

¿Que quién es el señor Íñigo Riestra?, pues el secretario general de la FMF.

“¿Y eso, quééé?”, han de decir. Pues la secretaría se divide en varias ramas, y una que él ve y que le corresponde es la de arbitraje.

“¿Y eso quééé?”, han de seguir preguntando, “alguien tiene que estar a cargo”, rematarán diciéndome.

El problema es que el señor Íñigo, el bueno de los árbitros que está por encima de Arturo Brizio, es nada más ni nada menos que el hermano de José Riestra, presidente del Atlas.

Esto no es nuevo, no, esto está desde antes, y aunque ya estaban en sus puestos, no se hizo mucho ruido con esa Liguilla que tuvieron los Rojinegros.

Dirán que soy muy (pónganle lo que quieran), pero yo me sigo negando a pensar que eso influya, yo no pienso mal, aunque las apariencias y los hechos digan lo contrario.

El torneo pasado fue muy característico que el Atlas tuvo decisiones a favor, sobre todo en Cuartos ante Rayados y en Semis frente a Pumas, ya estando los Riestra en los puestos que les dije.

Pero yo no soy mal pensado, y no sólo eso, sino que dentro de la FMF y de la Liga MX me cuentan que no influye.

“¡Aaay, Arizpe, no me chi…, ni modo que te lo acepten!”, han de decir ustedes con un dejo de molestia.

Platiqué con dos personas clave, con dos que están arribotota, como decía Adal Ramones, el carnal de mi compa Luis Carlos, y ambos me dicen lo mismo.

“Es cierto que no se deben hacer cosas buenas que parezcan malas, pero él nunca trata de influir”, es lo que se dice adentro.

Y yo en eso no soy mal pensado. Yo también creo que aunque está mal visto que estén los hermanos en puestos que pueden traer conflictos de intereses, no influye en las decisiones.

Todos piensan que los presidentes y dueños de equipos le reclaman a Brizio cuando les perjudican a sus equipos, pero no, es a Riestra, el hermano del presidente del Atlas.

“Eso sí, los reclamos realmente son arriba, a Íñigo. Hubo molestias el torneo pasado y fue algo tenso”, me dijo mi Judas.

Atlas es un buen equipo, muy bien dirigido por Diego Cocca, con un futbol que es difícil que le ganes, incluso que le anotes muchos goles.

El Atlas recibe hoy a los Tigres y los ojos estarán de lleno en el arbitraje.

Los Zorros no necesitan de arbitrajes, aunque el torneo pasado que fue campeón, su Liguilla fue muy polémica.

De algo estoy 100% convencido, y es que del secretario general de la FMF jamás salen instrucciones para favorecer. Eso se los firmo con sangre. Créanlo.

Lo que no podría asegurar es que algún árbitro no haga algo para quedar bien con el de arriba… y no me refiero a Dios.

PD: Insisto, sin que nadie se lo haya indicado.

¿Y no harán nada?

El lunes vimos una acción muy recurrente en ella (así es su forma de ser) de la jugadora Rayada Desirée Monsiváis.

Le hizo una seña de billetes al árbitro del partido ante Pachuca, diciéndole que algo estaba comprado.

Aquí no hay género, a todos se les trata por igual, sea jugador o jugadora.

PD: Nada nuevo en sus actitudes.