Columna de Raquel Pérez de León

¿Cómo perder peso después de los 35?

Raquel Pérez de León

Es cierto que el metabolismo se vuelve más lento después de cierta edad, pero eso no quiere decir que no puedas mantener tu peso. Aquí algunos consejos para lograrlo.

A partir de los 30 años nuestro cuerpo empieza a perder masa muscular de manera muy paulatina, y esta pérdida se intensifica más después de los 50 años. El músculo por naturaleza consume más calorías que la grasa lo que significa que, a menor músculo, quemamos menos calorías y el metabolismo se vuelve más lento, además de los cambios hormonales que ocurren tanto en hombres como en mujeres. Si quieres alcanzar o mantener un peso saludable, estas son algunas recomendaciones.

  1. Mantente activo. El ejercicio aeróbico como correr, trotar, bailar, nadar, etc., es el primer hábito que debes tener para cuidar tu peso después de los 35 años. Te recomiendo los entrenamientos en intervalos: minutos de alta intensidad, seguidos de otros minutos de recuperación. Se queman muchas calorías y además los músculos siguen necesitando energía después del ejercicio para regenerarse.
  2. No olvides las rutinas de fuerza. La mejor intervención contra la pérdida de músculo es el ejercicio de fuerza. Lo recomendable es cargar un peso que te cueste trabajo mover, es decir, que termines cansado después de cada serie. Si eres principiante lo mejor es acercarte con un entrenador para que pueda orientarte y así evitar lesiones.
  3. Huye de las “dietas mágicas”. A veces el camino que parece más largo, es el más rápido de alcanzar. Lo malo es que queremos ver cambios rápidamente y solemos desesperarnos. Si una dieta te promete bajar más de un kilo a la semana, es seguro que te hará perder masa muscular. De nada servirá si rebotas en cuanto te canses y vuelvas a comer lo de antes. Es mejor bajar poco a poco, pero perder grasa corporal, generar buenos hábitos de alimentación y poder mantenerte después.
  4. Come frutas y verduras. La mitad de tu plato debe ser a base de vegetales: aportan vitaminas, minerales, antioxidantes, agua y fibra, por lo quenos dan saciedad y ayudan a controlar nuestro peso. Las frutas te las recomiendo como snack a media mañana o a media tarde, acompañadas de un puño de nueces, almendras o cacahuates.
  5. Cuidado con los excesos. A los 20s podíamos darnos más permisos sin engordar tanto,pero ahora debemos tener más cuidado con los excesos. Date un solo permiso o “comida libre” a la semana, pero no un día completo. Y recuerda, algo que de verdad tengas antojo y valga la pena.

Si estás haciendo bien las cosas, los cambios se van a notar en tu cuerpo, sólo que tal vez tarden un poco más. Así que no te desesperes y disfruta del proceso, ¡vas por buen camino!