JC Gaming

Veinte años de Kingdom Hearts

José Celorio

Hace veinte años, el mundo gamer era testigo de una colaboración entre Squaresoft -hoy Square-Enix- y Disney para crear una aventura que involucra a personajes de ambas compañías. La buena recepción y el éxito de esta franquicia ha logrado escribir páginas en la historia del entretenimiento. En esta ocasión repasaremos algunas de las curiosidades más destacadas de dicha saga.

El ascensor que lo cambió todo: Squaresoft y Disney compartían el mismo edificio corporativo en Japón. Durante una coincidencia en el elevador, el productor Shinji Hashimoto propuso cómo podría llevarse a cabo un trabajo conjunto entre las dos empresas.

El ratón protagonista: Inicialmente, Mickey Mouse había sido considerado como el personaje principal de esta aventura y aunque finalmente los productores se decantaron por Sora, los colores de la ropa de este último son muy parecidos a los de la mascota de Walt Disney.

El fallido crossover: Después de que Disney adquiriera Star Wars, comenzó el desarrollo de Kingdom Hearts: Fragmented Keys, el cual supuestamente estaría ambientado en la cronología de la Guerra de los clones. Tristemente, el proyecto fue cancelado.


El villano neoyorkino: El jefe opcional que puede ser derrotado en Agrabah, se llama Kurt Zisa y fue bautizado gracias a un concurso donde un habitante de la gran manzana que lleva el mismo nombre, resultó ganador. El referido personaje únicamente aparece en las versiones internacionales del primer Kingdom Hearts.

Prioridad por las secuelas: Cualquiera hubiera imaginado que Disney apostaría por una serie animada de Kingdom Hearts, pero prefirieron darle continuidad al videojuego. No obstante, Seth Kearsley, quien trabajó en The Simpson y The Maxx, desarrolló un boceto.

El affaire NSYNC-Sephiroth: Existieron planes para que el aclamado antagonista de Final Fantasy apareciera en Kingdom Hearts pero la decisión de que Lance Bass, miembro de la banda de pop prestara su voz, generó gran inconformidad. Finalmente, se recurrió al actor George Newbern.

Censura y no violencia: En territorio americano, Kingdom Hearts II fue modificado porque había escenas con sangre que podrían incomodar al público. Por otro lado, Disney no quiso que Sora tuviera una espada, dando origen a la famosa Keyblade.


Obsesión por el 13: El número trece es una referencia más que obvia al conteo de letras de esta icónica franquicia, mientras que en la primera y segunda parte existen trece mundos en cada uno de ellos. Por si fuera poco, la suma de los caracteres de los nombres de los personajes Sora, Riku y Kairi también coincide.

Hasta siempre, Tarzán: El rey de la jungla únicamente ha aparecido en el primer Kingdom Hearts, ya que los derechos intelectuales son propiedad de Edgar Rice Burroughs y no han fructificado los esfuerzos para entablar un convenio de colaboración.

El año en curso se presenta como el escaparate perfecto para que Square-Enix pueda anunciar nuevos planes relacionados con la licencia de Kingdom Hearts, y para apaciguar la espera, siempre es buen momento para recordar las aventuras de Sora y sus carismáticos amigos en las diferentes entregas que han aparecido en multitud de plataformas.

La evolución de PlayStation Plus