Columna de Raquel Pérez de León

Consejos para mantenerte bien hidratado

Raquel Pérez de León

La recomendación diaria de líquidos varía de una persona a otra, dependerá de la intensidad y duración del ejercicio, del tipo de deporte y del peso, entre otros factores. Además, todos sudamos de manera distinta. Aquí te dejo algunos consejos para cubrir tus requerimientos:

  1. Hidrátate antes, durante y después de correr. Si llegas deshidratado al entrenamiento, además de tener un bajo rendimiento, tendrás que compensar todavía más la cantidad de líquidos perdidos durante el ejercicio. Cuando terminas de entrenar, máximo 500 mL deben ser suficientes para saciar tu sed, si quieres más, quiere decir que no te hidrataste correctamente.
  2. Bebe un vaso con cada comida. Lo ideal es distribuir los líquidos a lo largo de todo el día, y no en el momento en que te acuerdes, beber todo lo que te hace falta. Te recomiendo que en cada tiempo de comida o colación, bebas un vaso, ya sea de agua, café o té. Por ejemplo, si necesitas 2.5 litros, los puedes distribuir así: 1-2-2-1-2-1-1 (un vaso al despertar, dos en el entrenamiento, dos a la hora del desayuno, uno en la colación de la mañana, dos en la comida, uno en la colación de la tarde y uno en la cena).
  3. Recuerda que los alimentos también tienen líquidos. Las frutas y verduras nos aportan agua y, aunque no la contienen en altas cantidades, ayudan a mantener tu hidratación. Consume al menos 5 porciones de fruta y/o verdura al día, de preferencia de diferente color.
  4. Mantente atento. Si tienes síntomas como sed, dolor de cabeza, debilidad y falta de concentración, puedes estar deshidratado. En lugar de correr a tomarte un analgésico para el dolor de cabeza, mejor bebe un poco más de agua, puede ser la solución.
  5. Observa el color de tu orina. Es normal que la orina de la mañana sea un poco más amarilla, pero el resto del día no. Debe tener siempre un color amarillo claro, eso quiere decir que estás bien hidratado. Si es transparente es que ya tomaste de más y te puedes deshidratar, tampoco es bueno excederse.

Además es importante saber que durante el entrenamiento debemos hidratarnos al menos cada 15 minutos, aunque no tengamos sed. Dependiendo de la duración e intensidad de tu carrera, el agua puede ser suficiente, de lo contrario, requerirás una bebida deportiva. Ahora ya lo sabes, disfruta de la primavera pero siempre cuidando tu salud.