Columna de Gerardo Galindo

La pretemporada y su importancia físico-mente

Gerardo Galindo

Para los que nos encanta el futbol, la pretemporada es ese periodo de tiempo en el que, aún sin partidos, nos convertimos en los mejores directores deportivos y técnicos expertos por algunas semanas. Es muy fácil: opinamos quién se debe vender o a quién debemos comprar en el club, qué posiciones hay que reforzar o cuánto dinero es válido gastarse.

Pero, ¿realmente es tan simple? Les contaré lo que pocos saben.

Los expertos en preparación física aseguran que durante este descanso el jugador debe mantener una actividad física, puede ser cualquier otro deporte para no perder la condición (yo por lo general nadaba o jugaba cascaritas).

Si se cumplió lo anterior, las pruebas médicas y de esfuerzo de los primeros días determinarán en qué estado de salud y condición se encuentra cada jugador. En cada caso, médicos y preparadores físicos pueden anticipar cualquier lesión y modificar el trabajo de adaptación para casos especiales (como aquellos gorditos que le metieron duro a la comida o su actividad física fueron los videojuegos).

Superadas las pruebas empieza lo bueno: abres los ojos a las 06:30 hrs. sin posibilidad de dormir 5 minutos más. ¿Quién se apunta?


07:00 hrs. Trabajo de resistencia física

07:45 hrs. Desayuno

11:00 hrs. Gimnasio

13:00 hrs. Comida

17:00 hrs. Trabajo en cancha

20:00 hrs. Cena

22:00 hrs. Descanso en habitación


El descanso y la alimentación son muy importantes (recuerdo que comíamos como desesperados y ni la televisión se prendía en la habitación, lo único que queríamos era dormir después de cada entrenamiento). Y así seis semanas, de lunes a viernes, en la playa o en la montaña, con partido de preparación en sábado y descanso el domingo (iniciamos contra equipos de 3ª o 2ª división y progresivamente es elevado el nivel de los rivales).

Pero aquí la verdadera clave. Sea cual sea el lugar o método empleado, el éxito de una pretemporada en la actualidad no sólo pasa por la preparación física, sino por creer que sí es posible levantar el título. Como director técnico, creo firmemente que la motivación, disciplina, entrega y sobre todo compartir grandes objetivos personales y grupales son la piedra angular de cualquier proyecto deportivo. Es importante ejercitar el cuerpo, pero también fortalecer la mente. ¿Ejemplos? Escuché de un bicampeonato hace 15 años…

Y así, después de tantas pláticas con los amigos, discusiones por whatsapp y publicaciones en redes sociales para defender a nuestro equipo, llegará la Jornada 1. La espera de los fans se convertirá en apoyo y el esfuerzo de los jugadores se transformará en emoción al pisar la cancha. En todos los equipos veremos el trabajo físico, pero sólo en pocos reconoceremos la mentalidad para ser campeones del Clausura 2020.

¿Y tú qué esperas de tu equipo para este torneo? ¿Ves en ellos preparación física y mental? Te leo…