JC Gaming

PlayStation y los juegos bajo servicio

José Celorio

En el marco de la tendencia referente a las adquisiciones dentro de la industria de los videojuegos, Sony decidió comprar Haven Studios, equipo creativo presidido por Jade Raymond, dejando patente que la estrategia de negocio de la compañía nipona busca explotar por todo lo alto las experiencias bajo la modalidad de servicio.

PlayStation finalmente pudo incorporar en sus filas a Raymond, quien perteneció a Ubisoft por muchos años y a su salida, decidió conformar su propio estudio denominado Haven, del cual se sabe que trabaja en un título multijugador que será exclusivo para las consolas de su nuevo hogar.

Jade Raymond estuvo a cargo de producciones como Assassin's Creed, Assassin's Creed II y Assassin's Creed: Brotherhood. No obstante, el verdadero reto vendrá con las nuevas propiedades intelectuales en las que está trabajando, esperándose que cumplan los estándares de calidad que el público demanda hoy en día.


La incorporación de múltiples estudios al portafolio de Sony, da la esperanza para que además de la concepción de nuevas franquicias, se tenga una amplia plantilla laboral que podría revivir sagas del pasado que son añoradas por los gamers y que han quedado en el limbo por el cierre de Japan Studio.

Los juegos bajo servicio representan una gran oportunidad comercial para las compañías del ocio digital y por eso PlayStation apuesta fuertemente en ese nicho, siendo ejemplo de ello, la adquisición de Bungie meses atrás. Hasta el momento, se vislumbra que el objetivo principal y largo plazo será poder tener juegos first party bajo este esquema.

En referencia a lo anterior, Microsoft ha hecho lo propio con Sea of Thieves y el multijugador de Halo Infinite, mientras que Nintendo también ha incursionado en tales prácticas con Super Smash Bros. Ultimate y Mario Kart 8 Deluxe a través de su reciente paquete de expansión.


A PlayStation le queda un gran camino por recorrer en el multicitado modelo de negocios y con el talento que ha sumado, es de esperarse que se reduzcan las curvas de aprendizaje y se generen prácticas más amigables con el consumidor tanto en accesibilidad como en micro transacciones.

Las críticas hacía Gran Turismo 7 son un buen ejemplo, ya que si se tiene un título que requiera conexión permanente a internet, es necesario garantizar una adecuada infraestructura tecnológica y las compras de contenido deben de ser un mecanismo casi imperceptible, para que no afecten la experiencia del juego ni generen malestar.

La industria de los videojuegos evoluciona rápidamente y Sony no ha querido quedarse atrás, sin embargo, tampoco tendrá que alejarse de crear videojuegos bajo el esquema tradicional, que son del agrado de los usuarios que crecieron con la marca desde la primera generación de PlayStation.

El fenómeno Elden Ring