Columna de Raquel Pérez de León

Baja de peso y recupérate de las vacaciones

Raquel Pérez de León

¿Te fuiste de vacaciones y regresaste con unos kilitos de más? Mejora tu alimentación sin sentirte “a dieta” y recupera tu peso con estos consejos.

  1. Actívate. Si quieres mantenerte saludable y perder peso, el ejercicio no debe ser opcional. Retoma el entrenamiento en cuanto puedas, recuerda que lo más difícil son las primeras semanas en lo que tu cuerpo se adapta de nuevo al esfuerzo. No tiene que ser tan intenso, a un paso que puedas platicar: así te asegurarás de que estás “quemando” grasa.
  2. Come más verduras. Las verduras nos mantienen satisfechos por más tiempo, dan color y textura a nuestros platillos y nos aportan agua, fibra, vitaminas y minerales. Siempre a la hora de la comida empieza con un buen plato de ensalada o verduras, (mínimo que sean dos puños) y adereza con aceite de oliva y si quieres alguna vinagreta no cremosa.
  3. Las cosas dulces sólo antes del ejercicio. Si te acostumbras a comer algo dulce antes o después del ejercicio (por ejemplo un pan tostado con mermelada o un plátano), no tendrás tantas ganas de azúcar el resto del día. Recuerda que los azúcares e hidratos de carbono en exceso, son los que nos hacen subir de peso.
  4. Grasas vegetales sí. Aguacate, aceite de oliva, almendras, nueces. Inclúyelas en tu alimentación, te ayudan a tener saciedad, no te engordan y protegen la salud de tu corazón.
  5. Una comida libre a la semana. Cuídate durante toda la semana, para que el sábado o domingo puedas darte un permiso. Mientras retomes la dieta saludable en la siguiente comida, no te afectará y podrás disfrutar más de este proceso.

Se trata de cambiar hábitos y sentirte bien, no de hacer dietas “de moda” para bajar muy rápido de peso y después volver a subirlo. Lo mejor es perder de medio kilo a un kilo por semana, así te asegurarás que será de manera saludable.